El homenaje de Roberto Saviano a David Beriain: “Tantas veces había tocado la muerte que ya no sentía miedo”

El escritor italiano traza un perfil del periodista español asesinado en Burkina Faso junto al cámara Roberto Fraile

El escritor y periodista Roberto Saviano
El escritor y periodista Roberto Saviano

Roberto Saviano, el periodista y escritor italiano perseguido por la mafia, ha escrito un conmovedor artículo en el periódico Corriere della Sera en el que elogia el trabajo y la figura del periodista español David Beriain, asesinado en un ataque terrorista en Burkina Faso junto con el cámara Roberto Fraile mientras realizaban un documental sobre la caza furtiva.

Saviano asegura que el reportero español era de esos que consideran “la distancia una premisa de la mentira”. “Solo si te mantienes cerca de las cosas, si sientes su aliento y hundes las suelas de tus zapatos en ellas, podrás tratar de encontrar el camino a la verdad”, escribe el autor de ”Gomorra”, un libro por el que tuvo que pagar el precio de vivir escondido. “David creía en una regla simple: trabajar para llevar a las personas lo que de otra manera no podrían ver”.

“Parece imposible que un hombre como David, que sufría de un vitalismo frenético, haya sido asesinado por las milicias islamistas en Burkina Faso junto con su camarógrafo Roberto Fraile. Lo mataron mientras hacía lo que le había dado sentido a toda su vida: documentar”, escribe Saviano en su artículo titulado “Hola David, amable reportero, extrañaremos tu coraje”.

Saviano conoció el trabajo de Beriain a través de los seis vídeos documentales de “Amazonas clandestino”, en los que se adentra en los tráficos ilegales, los conflictos armados y la lucha por los recursos que están desangrando el pulmón del mundo. “David había contado con valentía el tránsito de la droga, siguiendo su producción en los campos mexicanos de adormidera hasta la frontera. Había entrevistado a los campesinos (...), había conocido a los asesinos, a los correos y había logrado descifrar la estética de los narcotraficantes, su obsesión por los símbolos, la comunicación y la ostentación, que era un reivindicación de su poder”.

La mayor cualidad de Beriain era saber tranquilizar a su interlocutor, añade Saviano. “Era un español de Navarra pero que se había entrenado en la corrupción argentina, en Sudamérica había logrado convivir con la guerrilla de las FARC en Colombia, la guerrilla comunista más antigua del mundo que se financiaba con cocaína y cacao, y luego Irak y Afganistán, donde decía que hubiera querido vivir si la guerra hubiera terminado: tenía todo lo que le hacía sentirse vivo, montañas, cielo, rostros limpios, recuerdos de la tragedia humana”.

Saviano recuerda cómo algunos una característica de su trabajo era el montaje preciso de los vídeos es que “parecen películas de acción más que documentales”. “Pero no es ficción, ni mucho menos. Por eso algunos compañeros lo consideraban demasiado espectacular, pero David intentó crear documentales con los ingredientes de la ficción: suspense y thriller”.

La primera vez que le conoció fue en 2018 en Nápoles, donde Beriain se interesó por las relaciones de los adolescentes de la Camorra. “Le había escrito a David para decirle en broma que sólo en Nápoles podrían engañarte. Respondió y me prometió decirme qué estaba haciendo ahora tan pronto como tuviera una buena conexión a Internet en África. Las balas de Kalashnikov llegaron primero. David Beriain sabía que podía ser emboscado, tantas veces había visto y tocado la muerte que ya no sentía asco ni miedo y es precisamente en estos casos donde se pierde la prudencia”.

Saviano asegura que el este y el norte de Burkina Faso en los últimos años se han convertido en uno de los frentes bélicos menos comentados del mundo. “Burkina, uno de los países del mundo de los que menos se informa, y con una de las poblaciones más pacíficas y cordiales del planeta”. Saviano relata cómo “el islamismo está tratando de explotar la pobreza, la miseria, la ira en la adhesión al fundamentalismo (...) y cómo los milicianos islamistas han usado esto para chantajear: pagadnos o islamizamos el país, negociemos o derroquemos al gobierno. Para contar esto David Beriain y Roberto Fraile murieron”.