África

El asesinato de los dos periodistas en Burkina Faso lleva a España a reforzar su alianza europea en el Sahel

Los Gobiernos de España, Francia, Alemania e Italia se comprometen a lucg¡har contra el terrorismo, los tráficos ilícitos y todas las formas de violencia en la región

Mapa de las ubicaciones del ejército francés en el Sahel
Mapa de las ubicaciones del ejército francés en el Sahel FOTO: POOL REUTERS

España, Francia, Alemania e Italia dieron a conocer este viernes una declaración conjunta para reafirmar su alianza contra las amenazas en la región africana del Sahel, después de que esta semana fueran asesinados en Burkina Faso los periodistas españoles David Beriáin y Roberto Fraile. El Ministerio de Asuntos Exteriores difundió esta declaración conjunta, en la que se expresa la “firme condena” por los “atroces asesinatos” de los periodistas españoles, así como de las otras personas que perdieron la vida en el ataque -un nacional irlandés y otro de Burkina Faso-.

Asimismo, estos países se refieren a que “ante las persistentes amenazas a la seguridad y los complejos desafíos socio-económicos en la región del Sahel, que reclaman respuestas urgentes, reiteramos nuestro compromiso para reforzar nuestro apoyo en el marco de una aproximación transversal que aúne seguridad, gobernanza, estabilización y desarrollo”. “La lucha contra el terrorismo, los tráficos ilícitos y todas las formas de violencia constituye un objetivo esencial para garantizar el Estado de derecho y la coexistencia pacífica de los sahelianos”, se afirma en la declaración.

No solo seguridad

“Continuaremos”, dicen España y los otros países, “con las iniciativas existentes para apoyar a los ejércitos de la región, así como a la gendarmería y las fuerzas de seguridad interior en sus operaciones, su formación, su entrenamiento y el fortalecimiento de sus capacidades, en particular en relación con el respeto de los procedimientos judiciales y los derechos humanos”.

La declaración se refiere a que los firmantes consideran que “para alcanzar un Sahel seguro, estable y próspero, el enfoque de seguridad no es suficiente y debe ir acompañado de medidas de ayuda humanitaria, estabilización y desarrollo económico y social, centrándose particularmente en la educación, la salud y el acceso a servicios básicos para toda la población en la integridad del territorio”.

“Expresamos así nuestra voluntad”, se concluye, “de mantener nuestros esfuerzos conjuntos de estrecha cooperación con los países de la región y el G5 Sahel, en el marco de la Coalición por el Sahel, la Alianza Sahel, el Partenariado para la Seguridad y la Estabilidad en el Sahel (P3S) y otras iniciativas regionales, para lograr que esta región se convierta en una zona de paz y estabilidad, en la que el terrorismo y la violencia no tengan cabida”.