El próximo reto de Juan Guaidó

Tiene una gran oportunidad de «refrescar» su imagen a través de la petición que ha hecho para la adquisición de vacunas y un proceso masivo de vacunación en el país

Juan Guaidó, en el centro, junto a trabajadores de la salud en una marcha exigiendo una distribución más equitativa y rápida de las vacunas COVID-19, en Los Palos. Barrio Grandes de Caracas, Venezuela, el sábado 17 de abril
Juan Guaidó, en el centro, junto a trabajadores de la salud en una marcha exigiendo una distribución más equitativa y rápida de las vacunas COVID-19, en Los Palos. Barrio Grandes de Caracas, Venezuela, el sábado 17 de abrilAriana CubillosAP

Nicolás Maduro está logrando un reequilibrio en el poder. Después de la crisis enfrentada en el 2017 con las protestas de calle y más aún, de la aparición de Juan Guaidó en la escena política, se puede afirmar que el chavismo está consiguiendo «mantenerse a flote». Lo ha hecho, por supuesto, a costa de los venezolanos que siguen padeciendo dentro del país caribeño los estragos y el fracaso del socialismo del siglo 21.

La pandemia le ha venido a Maduro como «anillo al dedo». A través del coronavirus, ha logrado emplear medidas estrictas de confinamiento, anulando los espacios de protestas en la calle, ha intensificado la persecución en contra de la disidencia y a pesar de la postura férrea de la administración Biden en contra de la dictadura de Caracas, ha afianzado sus lazos de cooperación con sus socios acostumbrados Rusia, Irán, Cuba y China.

En este marco, el reto de Juan Guaidó de cara a las próximas semanas es afianzar los intentos de unidad política que se han venido planteando en los últimos días. Su tarea de cara a lo interno es monumental. La credibilidad de los líderes opositores en la opinión pública no asciende. En este contexto, las elecciones regionales (para elegir gobernadores y posiblemente alcaldes) de diciembre generan nuevas fracturas y abre una vez más el debate sobre la conveniencia o no de asistir y llamar a la gente a votar. Sin embargo, allí también hay una oportunidad de movilización con el argumento de exigir condiciones para unas elecciones realmente libres, justas, imparciales y con un árbitro al servicio de la voluntad ciudadana. Para muchos, comprensiblemente, esta petición podría ser contradictoria con la agenda que impulsaba un cambio político en el palacio presidencial. Sin embargo, esta pareciera ser la agenda que pide la comunidad internacional para mantener su apoyo al actual gobierno interino.

Adicionalmente, Guaidó tiene una gran oportunidad de «refrescar» su imagen a través de la petición que ha hecho para la adquisición de vacunas y un proceso masivo de vacunación en el país. La situación sanitaria en Venezuela es dramática. El fallecimiento de enfermeros y médicos diariamente se cuentan por decenas y no parece visualizarse un camino distinto en el corto plazo para detener abruptamente la vertiginosa tendencia de fatalidades producto del Covid-19. El viernes 30 de abril fue beatificado en la Iglesia Católica el médico venezolano, doctor José Gregorio Hernández. El régimen lo transmitió en vivo y en directo por todos los canales de televisión, intentando unir criterios y utilizando la imagen del beato para sus fines políticos, manipulación al fin.

A pesar de ello, la beatificación del venezolano Hernández podría servir de oportunidad para que los venezolanos consigan en su testimonio un camino de esperanza en medio de tantas tribulaciones, incertidumbres y anhelos de cambio, algo que permita iluminar el camino hacia el fin de una tragedia humanitaria sin precedentes en América Latina.

Alejandro G. MOTTA NICOLICCHIA

Socio director y fundador de Thinko Consulting

amotta@thinkoconsulting.com