Así funciona la Cúpula de Hierro, el escudo que defiende a Israel

El Ejército asegura que ha interceptado el 90 por ciento de los proyectiles que ha lanzado Hamas

El sistema antimisiles Cúpula de Hierro de Israel intercepta cohetes lanzados desde la Franja de Gaza hacia Israel
El sistema antimisiles Cúpula de Hierro de Israel intercepta cohetes lanzados desde la Franja de Gaza hacia IsraelAMIR COHENREUTERS

En medio de una nueva espiral de violencia, un sonido familiar ha vuelto al sur de Israel: el estruendo de las sirenas de los cohetes y las explosiones de los interceptores de la Cúpula de Hierro. Y es que los misiles palestinos están siendo desactivados en gran medida por el sistema de defensa antimisiles ampliamente alabado de Israel. Desde que la violencia entre Israel y los palestinos comenzó a escalar el lunes, se han disparado cientos de cohetes desde la Franja de Gaza, matando al menos a cinco israelíes. El martes, Hamas lanzó una andanada de misiles contra Tel Aviv. El Ejército de Israel ha indicado que durante las últimas 38 horas han sido disparados más de 1.050 cohetes contra el sur y el centro de Israel. Gracias a su escudo aéreo llamado Cúpula de Hierro, Israel ha interceptado el 90 por ciento de los proyectiles que ha lanzado Hamás.

Se trata un sistema móvil de defensa aérea desarrollado por las firmas israelíes Rafael Advanced Defense Systems e Israel Aerospace Industries, con apoyo financiero y técnico de Estados Unidos. Se puso en servicio por primera vez en 2011 y está diseñado para interceptar y destruir cohetes de corto alcance y proyectiles artilleros lanzados desde una distancia de 4 a 70 kilómetros destinados al bombardeo de población civil. Dos sistemas separados, conocidos como David’s Sling y Arrow, están diseñados para amenazas de medio y largo alcance, incluidos aviones, drones, cohetes y misiles. La Cúpula de Hierro se basa en un sistema de radar y análisis para determinar si un cohete entrante es una amenaza, disparando un interceptor solo si el cohete entrante corre el riesgo de golpear un área poblada o una infraestructura importante. Los interceptores, que se disparan verticalmente desde unidades móviles o desde un sitio de lanzamiento fijo, están diseñados para detonar el cohete entrante en el aire, produciendo las explosiones en el cielo que acompañan a las sirenas de advertencia.

Forma parte de los instrumentos que permiten a Israel mantener un predominio militar sobre sus vecinos. Las pricipales amenazas que sufre Israel provienen de Hamás y Hizbulá, pero también está en alerta permanente ante los misiles balísticos de largo alcance de Irán.