El partido de Macron retira a una candidata de sus listas por llevar “hiyab”

La decisión divide a La República en Marcha en medio del debate nacional sobre el separatismo islamista denunciado por el presidente

El cartel electoral que ha provocado la polémica en Francia
El cartel electoral que ha provocado la polémica en FranciaLa Razón

La República en Marcha (LREM), el partido del presidente francés, Emmanuel Macron, ha prohibido a una mujer musulmana postularse como candidata en sus listas para las elecciones cantonales de junio después de que usara un pañuelo islámico para una fotografía que apareció en un cartel de la campaña.

La LREM aseguró que la línea del partido era que en la Francia secular no debería haber lugar para la exhibición abierta de símbolos religiosos en los documentos de la campaña electoral. “Esta mujer no será candidata de En Marche”, dijo a la radio RTL Stanislas Guerini, secretario general del partido.

La ley francesa no prohíbe el uso del “hiyab” u otros símbolos religiosos en las imágenes que aparecen en los folletos de campaña. El episodio, sin embargo, ilustra cuán delicado se ha vuelto el tema del islam en la sociedad francesa antes de la votación presidencial del próximo año, con el principal desafío para la reelección de Macron proveniente de la extrema derecha.

Macron, quien se enorgullecía de la composición multicultural y étnicamente diversa de su naciente partido después de su victoria electoral de 2017, ha advertido sobre la creciente amenaza del separatismo islamista para los valores fundamentales de Francia y la unidad de la República.

El asunto sobre el cartel de la campaña estalló después de que Jordan Bardella, el “número dos” del partido de extrema derecha Reagrupación Nacional de Marine Le Pen, tuiteó una copia del cartel con el mensaje: “¿Así es como se lucha contra el separatismo?” Guerini respondió directamente en Twitter, exigiendo que se retirara el cartel o que la candidata Sara Zemmahi perdiera el apoyo del partido.

Reuters no pudo comunicarse con Zemmahi o sus socios para hacer comentarios. Un funcionario de LREM cercano a Guerini dijo que Zemmahi sería informada oficialmente por escrito de la decisión del partido.

La respuesta del partido abrió amargas divisiones dentro del macronismo. “Indigno. Correr tras los votos [de la extrema derecha] solo permitirá que sus ideas prevalezcan. Ya es suficiente”, tuiteó la diputada Caroline Janvier. Otro legislador del partido, Roland Lescure, dijo a Reuters: “Es un tema explosivo. El islam político es una realidad, es una amenaza latente en algunos vecindarios y tenemos que ser muy firmes”.