Las imágenes en directo de un linchamiento que estremecen a Israel

Un hombre árabe es golpeado por una docena de personas en plena calle

Manifestantes judíos de derecha se enfrentan con árabes cerca de la Gran Mezquita Omari en Lod
Manifestantes judíos de derecha se enfrentan con árabes cerca de la Gran Mezquita Omari en LodDPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

Israel no se enfrenta solo a la escalada de violencia y al lanzamiento de cohetes por parte de Hamás desde Gaza. La situación de violencia es tal que hay medios que alertan de una guerra civil ante los los fuertes disturbios con población árabe-israelí y los linchamientos entre árabes y judíos, choques que se han extendido por varias ciudades en plena escalada con Gaza, lo que ha hecho que medios israelíes alerten ya de “guerra civil”.

Anoche, y en una hora de máxima audiencia, la televisión emitía las atroces imágenes del linchamiento de un hombre, considerado árabe por sus agresores, militantes de extrema derecha, cerca de Tel Aviv. El hombre es sacado por la fuerza de su automóvil y luego golpeado brutalmente por una multitud de varias docenas de personas, hasta que pierde el conocimiento. El incidente, que tuvo lugar en el paseo marítimo de Bat Yam, al sur de Tel Aviv, fue transmitido en directo por la televisión Kan.

La policía y los servicios de emergencia no llegaron hasta quince minutos después. La gente de la multitud justificó el linchamiento alegando que el hombre era un árabe que intentó dirigir su coche contra una manifestación de partidarios de extrema derecha. Pero la secuencia transmitida por Kan sugiere más bien a un automovilista que intenta evitar la manifestación.

Desgraciadamente, las imágenes de violencia se suceden estos días. En Acre, se produjo el mismo día un linchamiento contra un judío.

Esta tensión se ha traducido también en el destrozo y la quema de tiendas, restaurantes o sinagogas, lo que ha puesto en alerta a las autoridades israelíes. El presidente, Reuvén Rivlin, describió los incidentes como “una guerra civil sin razón” y pidió a líderes locales y religiosos que ayuden a detener la violencia. Los enfrentamientos comenzaron en la noche del lunes, durante protestas de árabes-israelíes en rechazo, entre otras cosas, a la represión policial israelí en Jerusalén Este, que también motivó el comienzo del disparo de cohetes y la actual escalada con Gaza. Anoche, la Policía israelí arrestó a 374 personas sospechosas de estar implicadas en los disturbios en distintos puntos del país.

El Lod, rige un toque de queda. Yedidya Harris, relata a Efe que “nunca me imaginé que mis vecinos intentarían lastimarme. Trabajamos juntos, los ayudo a cargar las compras, esto es una locura”. Lo explica a metros de una familia judía que abandona su casa portando maletas por temor a que la violencia escale. En la vereda de enfrente, literal y metafóricamente, Rim Aldagmi los mira con desconfianza mientras se acerca a tirar la basura al contenedor de la manzana. “Nos quisieron linchar. Le preguntaban a la gente en la calle si eran árabes o judíos y si eran árabes les pegaban, mientras la Policía simplemente miraba”, denuncia, sobre lo que los residentes judíos describen como una reacción defensiva contra la violencia de las protestas árabes y la inacción de las fuerzas de seguridad. “Solo queremos que nos dejen tranquilos, que se acabe el racismo”, explica Aldagmi, y opina que la actual ola de manifestaciones se debe a que los judíos “quieren quedarse” con Jerusalén, con Lod y otras ciudades mixtas. “Quieren que sea todo solo de ellos”, cierra.