Leopoldo López: “Ante la persecución de la dictadura de Maduro, me pongo a disposición de la Justicia española”

El líder opositor antichavista considera “ilegal” la petición de extradición cursada por el Tribunal Supremo de Venezuela

Leopoldo Lopez en Lisboa
Leopoldo Lopez en LisboaArmando FrancaAP

El líder opositor venezolano Leopoldo López ha dado un paso al frente al ponerse a disposición de la justicia española después de que el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela anunciara una orden para su extradición dirigida a las autoridades españolas. “Ante la persecución de la dictadura de Maduro, ahora reflejada en una solicitud ilegal de extradición, una vez más me pongo a disposición de la justicia; en esta oportunidad de un país con instituciones democráticas, separación de poderes y justicia, en la cual confío plenamente”.

En un tuit, el político venezolano, que estuvo preso varios años en Caracas por protestar contra el régimen de Nicolás Maduro, añade un escrito presentado ante los juzgados en el que expresa su “absoluta disposición a comparecer voluntariamente tantas veces sea llamado” por la Audiencia Nacional “con ocasión de la extradición” reclamada por el fiscal general de Venezuela Tarek William Saab, sancionado por la Unión Europea y Estados Unidos por su papel en la represión de las protestas antichavistas.

López, que llegó a España el pasado mes de octubre después de abandonar de forma clandestina Venezuela, donde se encontraba como huésped en la residencia del embajador español en Caracas, pide en el escrito que “se eviten medidas de carácter preprocesal y o policial”, al tenerle “ya por comparecido y a plena disposición de la autoridad judicial competente”. “El dictador y sus cómplices pueden estar convencidos que sus maniobras no podrán ni conmigo, ni con la lucha que estamos dando por Venezuela y por los venezolanos”, ha dicho en Twitter.

En abril, el Ministerio Público chavista abrió una solicitud de extradición ante un juzgado de Caracas contra López, al que se le vincula con el alzamiento de mayo de 2020, cuando logró huir de su arresto domiciliario en el marco de la conocida como Operación Gedeón. “Esa solicitud, en sí misma, es ilegal porque la está solicitando el TSJ ilegítimo de una tiranía criminal”, dijo el opositor.

Las últimas peticiones de extradición de Venezuela han dividido a los jueces españoles y puesto sobre la mesa el debate sobre su entrega a un país donde, según oenegés y organismos internacionales, se violan los derechos humanos. El año pasado, la Audiencia Nacional denegó la extradición de Enzo Franchini, reclamado por las autoridades de su país por haber supuestamente quemado vivo a un joven de 22 años durante una oleada de protestas antigubernamentales en 2017.

Sin embargo, el pasado mes de febrero, la Audiencia Nacional ordenó la extradición a Venezuela de Ernesto Luis Quintero Mendez, reclamado por un delito de estafa continuada, apropiación de fondos y valores en el estado de Zulia. Mendez fue detenido en Madrid por la Guardia Civil cuando se dirigía a su trabajo, y ahora espera en la cárcel de Soto del Real a que se ejecute la extradición.

Estos casos son un recordatorio de que pese a que las instituciones controladas por el chavismo no son reconocidas por Estados Unidos y la Unión Europea, la activación de la orden de arresto puede ser ejecutada por las autoridades españolas en cualquier momento si así lo solicita la Interpol.

Desde Venezuela, la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia “declaró procedente solicitar al Reino de España la extradición activa del ciudadano Leopoldo Eduardo López Mendoza, para el fiel cumplimiento del resto de su condena en territorio venezolano”.

El opositor debería cumplir, según la justicia chavista, una pena “ocho años, seis meses, 25 días y 12 horas” por los delitos de “determinador en el delito de incendio, determinador en el delito de daño, autor en el delito de instigación pública y el de asociación”. El máximo tribunal indicó que remitió a la Cancillería venezolana la sentencia con sus copias certificadas y las “actuaciones que cursan en el expediente”, sin agregar más detalles.

Expertos consultados por LA RAZÓN consideran que la petición de Venezuela no debería prosperar si finalmente la Interpol cursara una orden de detención ya que López es un conocido perseguido político del régimen de Maduro.

“Este proceso judicial sirve para medir en qué momento se encuentran las relaciones bilaterales entre Venezuela y España”, ha dicho uno de los expertos jurídicos consultados, que recordó que la extradición es un proceso mixto en el que intervienen el poder judicial pero también instancias políticas. “La solicitud de extradición de Leopoldo López pone en aprietos a España. Si hubiera sucedido en Alemania esa orden no se cursaría en ninguna circunstancia, pero en España no sé qué pasará”, añadió.