Erdogan “maldice” a Austria por izar la bandera de Israel

Las autoridades austriacas ya han convocado al embajador de Turquía en Viena para protestar por los comentarios del presidente turco

Turkish President Tayyip Erdogan gives a statement after a cabinet meeting in Ankara, Turkey, May 17, 2021. Murat Cetinmuhurdar/PPO/Handout via REUTERS THIS IMAGE HAS BEEN SUPPLIED BY A THIRD PARTY. NO RESALES. NO ARCHIVES
Turkish President Tayyip Erdogan gives a statement after a cabinet meeting in Ankara, Turkey, May 17, 2021. Murat Cetinmuhurdar/PPO/Handout via REUTERS THIS IMAGE HAS BEEN SUPPLIED BY A THIRD PARTY. NO RESALES. NO ARCHIVES FOTO: MURAT CET?NMUHURDAR/PPO via REUTERS

Una bandera israelí izada en lo alto de la Cancillería austriaca ha provocado un terremoto diplomático entre Turquía y la República alpina después de que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, maldijera a Austria y asegurase que “el Estado austriaco intenta hacer pagar a los musulmanes la factura del genocidio que sufrieron los judíos”. Unas palabras, pronunciadas por el presidente turco en un discurso televisado, y que llevaron este martes al ministro de Exteriores austriaco, Alexander Schallenberg, a convocar al embajador turco en Viena para protestar por estas declaraciones.

“El embajador turco fue convocado en el Ministerio de Asuntos Exteriores debido a esas absurdas declaraciones del presidente Erdogan y para dejarle muy clara la posición austriaca”, indicó en un comunicado el Gobierno austriaco. “Las acusaciones del presidente turco se juzgan a sí mismas. La espuma en la boca no resolverá el conflicto de Oriente Medio”, añadió el ministro.

Con ello, se refería a los comentarios que hizo el lunes el mandatario turco sobre el apoyo de Viena a Israel en la actual escalada de la violencia con los palestinos, condenando sobre todo el hecho de que se haya izado la bandera israelí en la sede de la jefatura del Gobierno austríaco. “Maldigo el Estado de Austria que ha izado la bandera israelí en la sede del primer ministro”, dijo Erdogan.

Schallenberg defendió la postura de su país, destacando que el movimiento islamista Hamas “es una organización terrorista”. “Al atacar a los gobiernos como el de Austria, que están hombro con hombro con Israel frente al terrorismo, los políticos turcos están demostrando una vez más su pésima comprensión de la ley. En lugar de echar aceite al fuego, pedimos urgentemente a Turquía que contribuya a la desescalada”, declaró.

La bandera israelí fue izada el viernes no solo en el exterior de la cancillería federal, sino también en la sede del Ministerio de Exteriores, pero entretanto ambos emblemas han sido retirados de los tejados de esos edificios, ya que fue una medida de solidaridad concebida desde un principio de forma temporal.

Kurz: “No existe neutralidad hacia el terrorismo”

El gesto, que desató fuertes críticas dentro y fuera del país, fue decidido por el propio canciller federal, el conservador Sebastian Kurz, quien lo defendió resaltando la “responsabilidad histórica” de Austria hacia los judíos. “Sí, eso es lo que he decidido. Tenemos una responsabilidad histórica hacia Israel. Que hombres, mujeres y niños tengan que pasar la noche en búnqueres allí porque los terroristas disparan cohetes contra Israel es absolutamente inaceptable”, dijo Kurz el pasado fin de semana al diario vienés “Kronen Zeitung”. “No hay neutralidad hacia el terrorismo islamista, como el de Hamas”, añadió el jefe del Gobierno.

Erdogan, que se ha mostrado en numerosas ocasiones como un fuerte crítico de Israel, ha pedido a la comunidad internacional que tome medidas ante lo sucedido en la franja de Gaza, donde han muerto más de 210 palestinos por los bombardeos de Israel. El presidente turco también criticó a su homólogo estadounidense, Joe Biden, por la venta de armas a Israel.

El recrudecimiento de la situación ha llevado a miles de personas a salir a la calle en decenas de países del mundo. Durante la última semana, ciudades como Nueva York, Ciudad del Cabo, Karachi, Londres, Rabat, Ankara, Jartum y Beirut, entre otras, se han convertido en escenario de protestas y marchas a favor de Palestina.