Texas prohíbe los abortos con la “ley del latido”, la más dura de Estados Unidos

Cualquier persona de Texas podrá denunciar la práctica de un aborto a partir de la sexta semana de embarazo o cuando el feto emita una latido

El gobernador de Texas Greg Abbott, firme partidario de la Ley del Latido
El gobernador de Texas Greg Abbott, firme partidario de la Ley del LatidoLM Otero

Texas acaba de aprobar una de las leyes más restrictivas sobre el aborto. Es conocida ya como la “ley del latido”, puesto que a partir de ahora quedará prohibido la interrupción del embarazo desde el momento en que el feto comienza a latir. El gobernador Greg Abbott firmó este miércoles la legislación que por primera vez le daría a casi cualquier texano la capacidad de presentar demandas civiles contra quien proporcionen servicios de aborto que crean que han violado la ley. “Esta medida asegura que cualquier niño nonato cuyo corazón lata se salve de los estragos del aborto”, celebró Abbott.

Esta normativa es una de las más restrictivas en lo relativo al aborto en Estados Unidos. ¿Cuáles son los puntos clave del texto? La ley prohíbe el aborto tan pronto como se detecta un latido fetal, lo que puede ocurrir a las seis semanas de embarazo, cuando muchas mujeres aún no saben que están embarazadas. No importa si fue producto de una violación o un caso de incesto, la mujer deberá dar a luz a su hijo. Solo se permite un aborto legal si está en peligro la vida de la persona.

La medida también abre la puerta para que cualquier residente de Texas, incluso una persona no relacionada con la mujer o el procedimiento, demande a quienes la ayuden a obtener un aborto después de que se detecte un latido fetal. Eso puede incluir médicos, empleados de la clínica y otras personas que ayudan en el proceso, como un miembro de la familia que lleva a una mujer a su cita.

“Nuestro creador nos otorgó el derecho a la vida y, sin embargo, millones de niños pierden su derecho a la vida cada año debido al aborto”, dijo Abbott en un evento de prensa a puerta cerrada, que se transmitió en Facebook. “En Texas, trabajamos para salvar esas vidas, y eso es exactamente lo que hizo el Congreso de Texas en esta sesión”. El senador Bryan Hughes, uno de los promotores del proyecto de ley, explicó que esta es la legislación pro-vida más poderosa en la historia de Texas y “será un modelo para el país”.

Esta ley ha experimentado una intensa reacción de los demócratas y los defensores del derecho al aborto, quienes han dicho que la medida no solo es una violación de los derechos al aborto afirmados por Roe v. Wade, sino también una política peligrosa que nunca detendrá los abortos, solo los hará menos seguros, según informa The Houston Chronicle.

“Esta prohibición no solo viola más de medio siglo de jurisprudencia de la Corte Suprema, sino que allana el camino para que los extremistas contrarios al derecho a decidir utilicen nuestro sistema judicial para perseguir a cualquiera que practique abortos o considere apoyar a una persona que tiene uno”, dijo Wade. “Pero no se equivoquen, el aborto es legal en Texas y es apoyado por la mayoría de los tejanos. El bolígrafo del gobernador no puede cambiar la Constitución “.

El proyecto de ley se convertirá en ley solo dos días después de que la Corte Suprema de Estados Unidos, ahora con una mayoría conservadora consolidada, dijera que revisará una ley de aborto similar en Mississippi. Allí, los legisladores estatales prohibieron la mayoría de los abortos después de 15 semanas. Esa decisión también podría afectar la ley de Texas.