Calma en el primer día de tregua entre Israel y Hamás

Tanto Netanyahu como el movimiento islamista se atribuyen la victoria tras once días de enfrentamientos y 243 muertos. Pequeños disturbios entre policías y palestinos en Jerusalén Este

Niños palestinos entre los escombros de un edificio destruido en los bombardeos israelíes en Beit Hanun, al norte de la franja de Gaza
Niños palestinos entre los escombros de un edificio destruido en los bombardeos israelíes en Beit Hanun, al norte de la franja de GazaMOHAMMED SABEREFE

El viernes, Israel y Hamás se apresuraron en clamar victoria tras la escalada violenta. Según el “premier” israelí, Benjamin Netanyahu, los once días de la operación “Guardián de los Muros” han “cambiado la ecuación”, ya que Hamás será más cuidadoso al volver a atacar a Israel. “La mayoría de sus capacidades fueron destruidas. Hemos cambiado las normas para el futuro”, aseveró.

Por su parte, Ismail Haniyeh, líder de Hamás, celebró desde su exilio en Qatar que “hemos destruido el proyecto de coexistencia y normalización con Israel”, en referencia a los Acuerdos de Abraham, firmados recientemente entre el Estado judío y la naciones árabes y musulmanas. El islamista vaticinó que “tras esta batalla, veremos muchos avances diplomáticos. Nuestra nación despertó para apoyar Jerusalén, Palestina y la resistencia”.

Los 11 días de conflicto se cobraron 243 víctimas en Gaza -66 niños-, y más de 1.600 heridos. En Israel, 12 víctimas y más de 350 heridos.

Desde la franja se dispararon más de 4.000 proyectiles, de los cuales la Cúpula de Hierro neutralizó casi un 90% de los dirigidos a zonas pobladas. El Ejército hebreo estima que en sus miles de bombardeos mataron a más de 120 militantes de Hamás y la Yihad Islámica. La destrucción de viviendas en la franja obligó a 91.000 personas a refugiarse, ya sea en colegios de la UNRWA (Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos) o en casas de allegados.

Israel-Gaza FOTO: José Luis Montoro

Tras aplicarse la tregua, Israel aprobó ayer la reapertura del cruce fronterizo de Kerem Shalom. Además de toneladas de comida, suministros médicos o gasolina, UNICEF entregó 10.000 vacunas contra la covid-19. “Agradecemos el alto el fuego en Gaza, porque el coste humano ha sido enorme”, apuntó la organización.

Con el frente de Gaza apagado, la tensión volvió al punto de origen: Jerusalén. Mientras miles de palestinos celebraban el alto el fuego tras los rezos del viernes en la Explanada de las Mezquitas, la Policía israelí disparó balas de goma y gases lacrimógenos, que hirieron a 20 personas. “Somos hombres de Mohamad Deif” (líder brazo armado de Hamás), cantaba un sector desde la mezquita de Al Aqsa. La gran victoria interna islamista ha sido relegar a su rival de Al Fatah y ponerse al frente de la causa palestina.