Guaidó cree que con Biden se abre una oportunidad, pero no se fía de Maduro

El secretario de Estado de EEUU condiciona el levantamiento de sanciones al régimen venezolano a que se condiciones significativas

Juan Guaidó
Juan GuaidóMatias DelacroixAP

Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela, ha asegurado que “estamos insistiendo con una solución política” para sacar a Venezuela de la crisis política en la que se haya inmersa. En unas declaraciones realizadas a 13TV, Guaidó ha dicho que las elecciones libres y justas “es la ventana de oportunidad para solucionar esta crisis y generar estabilidad y gubernabilidad”, al mismo tiempo que añadió que es algo “urgente, que ahora además reclama no solo la Casa Blanca, si no también nuestros aliados en Europa”.

El líder venezolano cree que “se abre una ventana de oportunidad con la administración de Joe Biden para solucionar este conflicto”, pero desconfía del resultado final ya que, según ha recordado, “ya intentamos en 2019 una negociación a través del reino de Noruega, pero lamentablemente no llegó a término”. Guaidó dijo que en Venezuela “estamos en una dictadura donde además Maduro está señalado por delitos de lesa humanidad, pero se está ejerciendo una presión internacional, así como dentro del país, para tener unas elecciones libres y justas”.

Estas declaraciones se producen cuando Estados Unidos va dibujando su estrategia con Venezuela. El secretario de Estado, Antony Blinken, ha dejado caer que las sanciones impuestas al régimen de Maduro por Donald Trump se podría levantarse si se cumplen algunas condiciones “significativas”. “Las sanciones no son permanentes, su objetivo es generar cambios positivos en la conducta y en las acciones de un gobierno y de las personas. Siempre es posible retirar las sanciones con respecto a personas físicas y entidades del gobierno que tomen medidas significativas para restablecer el orden democrático, que se nieguen a participar en abusos de derechos humanos y que se expresen en contra de abusos cometidos por las autoridades”.

Blinken afirmó que las sanciones que pesan sobre la nación petrolera se establecieron contra quienes violan los derechos humanos. “La idea es promover la rendición de cuentas de quienes cometen violaciones de derechos humanos o actos de corrupción, o de quienes actúan para socavar la democracia”, dijo. Sobre este particular, el jefe de la diplomacia norteamericana aseguró que las sanciones incluyen excepciones muy claras. “Esto a fin de garantizar que la asistencia humanitaria y otros tipos de asistencia puedan continuar”, destacó.

El embajador de Estados Unidos para Venezuela, James Story, trasladó días atrás su apoyo a la propuesta de Guaidó para “restaurar” la democracia en el país a través de un proceso que incluirá negociaciones y un hipotético levantamiento de sanciones norteamericanas. En esta línea, remarcó que las “condiciones mínimas” para celebrar estos comicios deben pasar por la liberación “incondicional” de los presos políticos, mayor acceso a ayuda humanitaria, libertad de prensa, rehabilitación de partidos políticos y dirigentes para que los venezolanos puedan “elegir por sí mismos a sus líderes”.