Una comisión parlamentaria critica la gestión de la pandemia del Gobierno sueco

Considera que actuó con lentitud a la hora de prohibir las visitas a las residencias de ancianos y aprobar una ley de pandemias

Stefan Löfven, primer ministro de Suecia
Stefan Löfven, primer ministro de SueciaPOOLREUTERS

El Gobierno rojiverde de Stefan Löfven no sale bien parado de la gestión de la pandemia de coronavirus. La Comisión Constitucional (KU) del “Riksdag” (Parlamento sueco) concluye que las autoridades actuaron con lentitud a a la hora de prohibir las visitas a las residencias de ancianos, la realización de test y el seguimiento de los contagios.

“La comisión considera que el Gobierno falló en la gestión de la pandemia. Es grave”, señaló la conservadora Karin Enström, presidenta de esta comisión formada por diputados de todos los partidos con representación parlamentaria y cuya tarea es supervisar la actuación del Ejecutivo en relación a asuntos sustanciales como la crisis sanitaria.

Sin entrar en la estrategia sueca para combatir el coronavirus, más laxa que la de sus vecinos escandinavos y europeos, la KU menciona asimismo la falta de medidas para asegurar el acceso del personal sanitario a material de protección, la demora a la hora de aprobar una ley epidémica, fallos de coordinación entre las distintas administraciones y la ausencia de una estrategia sancionada formalmente por el Ejecutivo.

Como otros países, Suecia se vio sorprendida por una pandemia para la que no tenía herramientas legales para actuar. Löfven aprobó una ley de emergencia contra la pandemia el 16 de abril de 2020 que le habría permitido cerrar puertos, escuelas, gimnasios, restaurantes, tiendas y otros negocios, pero expiró el 30 de junio sin haber sido utilizada nunca ante las críticas de falta de claridad por parte de la oposición y del Consejo Legislativo.

En cambio, el Gobierno tramitó en otoño pasado una ley de pandemias, que, tras recibir la luz verde del Legislativo el pasado enero, permite a las autoridades limitar el aforo de centros comerciales, gimnasios y lugares públicos, así como limitar el transporte público.

Suecia, el más golpeado por el coronavirus entre los países nórdicos, suma 1,08 millones de contagios y 14.512 muertos por coronavirus, según los últimos datos difundidos este jueves por las autoridades sanitarias. La tasa de mortalidad sueca por covid-19 es de 140,50 por 100.000 habitantes, tres veces más que Dinamarca, ocho que Finlandia y nueve que Noruega, pero por debajo de la de países como Italia, Reino Unido, España, Portugal y Francia.

También enfatizó Enström que la decisión del Gobierno de imponer límites al número de personas autorizadas a asistir a reuniones y eventos públicos constituía restricciones significativas a los derechos y libertades protegidos constitucionalmente. Por lo tanto, el Gobierno debería haber dado a la Agencia de Salud Pública en una etapa anterior la tarea de revelar continuamente la necesidad epidemiológica de estas restricciones.

Si bien el comité fue unánime en sus críticas, el representante socialdemócrata, Hans Ekström, consideró ante la Prensa que “la mayor parte del trabajo ha funcionado bien, pero es obvio que Suecia no estaba completamente preparada”.

Esta es una de las dos investigaciones que se están llevando a cabo sobre la estrategia sueca del coronavirus. La investigación de KU se centró principalmente en el papel del Ejecutivo y si estaba en línea con sus obligaciones constitucionales, y no tanto en la estrategia del coronavirus de Suecia en su conjunto.

Una investigación separada de la Comisión del Coronavirus, establecida por el Gobierno, analizará más en profundidad la estrategia más amplia. Se publicó su primer informe en diciembre, mirando a continuación, en el manejo de la pandemia en el sector de la atención a los mayores, lo que significaba que las cuestiones más importantes sobre las decisiones de Suecia para evitar los cierres vistos en otros países solamente se menciona de pasada.

El segundo informe de la comisión, que se presentará el 31 de octubre, sí analizará la elección de la estrategia entre una docena de temas.