La CDU triunfa en Sajonia-Anhalt a tres meses de las elecciones generales

El partido de Angela Merkel mejora los resultados de las últimas citas y los ultras de AfD siguen como segunda fuerza aunque pierden apoyos

La canciller alemana, Angela Merkel
Annegret Hilse/Reuters/Pool/dpa
02/06/2021 ONLY FOR USE IN SPAIN
La canciller alemana, Angela Merkel Annegret Hilse/Reuters/Pool/dpa 02/06/2021 ONLY FOR USE IN SPAIN FOTO: DPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

Tres meses antes de las elecciones alemanas, que se celebrarán el próximo 26 de septiembre, el resultado de las elecciones regionales del estado de Sajonia-Anhalt parecería pronosticar menor caída de la esperada a la Unión Demócrata Cristiana (CDU) a nivel nacional, en una cita que supone la despedida definitiva de la canciller Angela Merkel. La CDU ha aumentado en 6 puntos su resultado con respecto a 2016 en dicho estado, consiguiendo el 35% de los votos, muy por encima del resto de partidos en liza. En segundo lugar queda, como se había pronosticado, la ultraderecha de Alternativa por Alemania (AfD), si bien pierde dos puntos con respecto a los pasados comicios y obtiene un total del 23% de los votos.

La CDU ha ganado las elecciones, pero sus 33 diputados no le bastarán para poder formar gobierno, ya que la mayoría necesaria son 42. El partido socialdemócrata SPD ha obtenido el 8% de los votos, lo que supone una pérdida de unos dos puntos y el peor resultado hasta el momento en dicho Länder. Otro de los perdedores de la noche son el partido de la izquierda Die Linke, que baja más de cinco puntos hasta el 11% y que tenía en dicho estado del este uno de sus, hasta el momento, mejores resultados en todo el país. Los Verdes (Die Grüne) suben un punto, menos de lo esperado y consigue el 6% de los electores.

Hasta ahora, el ministro-presidente Reiner Haseloff (CDU) ha gobernado en coalición con los socialdemócratas del SPD y con el partido verde Die Grüne en lo que se conoce en Alemania como “coalición de Kenia”, por los colores de los partidos y la bandera de dicho país. El jefe del grupo parlamentario de la CDU en este estado, Markus Kurze, aseguró este fin de semana al diario “Tagesspiegel” que “una coalición con la CDU, el SPD y el FDP sería una buena opción para Sajonia-Anhalt”. Ambas coaliciones posibles darían el mismo resultado: 47 asientos y, por tanto, dependerá de las negociaciones el color definitivo del gobierno. También dan los números para una coalición de la CDU con Die Grüne y los Liberales, pero los programas electorales de estos dos últimos partidos contienen mayores diferencias y no es por tanto probable.

Lo único seguro es que la CDU no quiere gobernar junto con la extrema derecha de la AfD, aunque lo cierto es que en este estado alemán, a diferencia del resto del país, la CDU tuvo discusiones internas (muy criticadas dentro del partido y también en el resto de formaciones) sobre una posible cooperación con la AfD. El pasado marzo un grupo de 21 miembros de la CDU en el estado enviaron una carta abierta a la dirección en la que pedían que los candidatos se distanciasen de los ultranacionalistas y que no trabajarían con ellos de ninguna forma. La dirección nacional tampoco quiere oír hablar de una cooperación semejante, ni siquiera por pasiva, que supondría gobernar en solitario con la abstención de la AfD.

La federación regional de la AfD en Sajonia-Anhalt es considerada una de las más radicales del país. En este estado alemán se encuentra uno de los “think tanks” más importantes en el entorno de la AfD: el Instituto para la Política de Estado, así como su editorial Antaios. Entre los candidatos del partido que se han presentado a estas elecciones se encuentran miembros del ya disuelto grupo de extrema derecha “Der Flügel”, como Oliver Kirchner. Otros formaron parte de la también disuelta, por extremista, “Plataforma patriótica”, como el candidato Jan Moldenhauer.

¿Pueden extrapolarse los resultados?

Los resultados en Sajonia-Anhalt no pueden ser extrapolados al resto del país según todos los analistas. En primer lugar, la popularidad del hasta ahora Ministro-Presidente Haselhoff ha jugado un papel fundamental en la victoria: mientras un 67% de los votantes en dicho estado según una encuesta de Infratest está satisfecho con su trabajo y un 57% con el de la hasta ahora canciller Merkel, tan solo un 29% le dan el aprobado al nuevo jefe de la CDU y sucesor de Merkel, Armin Laschet. Mientras un 41% y 34% de los encuestados creen que la CDU es más competente en temas de economía y de trabajo, un 30% puntúa a Die Grüne por su política climática. Un 83% de los votantes de la CDU aprueban su trabajo a nivel regional en su estado, pero tan solo un 54% da el visto bueno a nivel nacional.

Por otro lado, la Unión, la coalición electoral de CDU y la Unión Social Cristiana de Baviera (CSU), está muy debilitada por su gestión de la pandemia, pero también porque en su seno hay una serie de escándalos de corrupción relacionados con la compra de mascarillas por parte del estado que ha hecho mucha mella en su imagen pública. En dicho escándalo están envueltos figuras muy importantes, como el hasta ahora presidente del grupo parlamentario, Georg Nüßlein, a quien se ha anulado la inmunidad parlamentaria porque la fiscalía le acusa de corrupción por supuestamente haberse enriquecido a cambio de contratos para comprar mascarillas para el estado. También se han visto envueltos los diputados Nikolas Löbel, Mark Hauptmann, Alfred Sauter y Niels Korte.

A todo ello se une la particularidad de este estado del este de Alemania, en el que aún en 2019 seguía emigrando población, en el que se gana menos que en otros lugares, en el que la población está mas envejecida que en la media del resto de estados. Los resultados, por tanto, son dificilmente extrapolables y la sorpresa de septiembre se hará esperar.