África

El líder de Boko Haram cayó por orden del Estado Islámico

La muerte de Abubakar Shekau podría terminar con la violenta rivalidad que ambas organizaciones han mantenido durante años

El líder de Abubakar Shekau
El líder de Abubakar Shekau FOTO: Handout . REUTERS

El Estado Islámico de la Provincia de África Occidental ha difundido una grabación en la que confirma que Abubakar Shekau, líder del grupo islamista nigeriano Boko Haram, se inmoló el pasado mayo cuando iba a ser capturado por esa escisión rival. La grabación apunta a que Shekau, uno de los hombres más sanguinarios de África, se suicidó con un chaleco explosivo cuando iba a ser asesinado por una orden directa del líder del Estado Islámico, Abu Ibrahim al-Hashimi al-Qurashi, a miles de kilómetros, en Oriente Medio.

Según HumAngle, un periódico nigeriano, Shekau estuvo deambulando durante al menos cinco días por el bosque de Sambisa, un feudo de Boko Haram, hasta que fue hallado de nuevo por miembros rivales. Su muerte, dice The Guardian, avergonzó a los servicios de seguridad nigerianos e internacionales, que pasaron una década dedicando enormes recursos a la caza de Shekau.

El hecho de que la operación contra Shekau se haya lanzado por orden directa de los líderes del EI en Medio Oriente pone de relieve el creciente avance del Estado Islámico a través de sus afiliados y la posibilidad de que aumente su expansión en África. Las facciones extremistas islámicas en todo el Sahel han intensificado los ataques en los últimos meses. Este fin de semana más de 120 campesinos murieron en un ataque en Burkina Faso en una de las masacres más sangrientas registradas hasta ahora sin que ningún grupo se ha atribuido la responsabilidad.

El líder del Estado Islámico de la Provincia de África Occidental, Abu Musab Al Barnawi, quien ha difundido el comunicado, asegura que Shekau era un “líder de la desobediencia y la corrupción”. “Era alguien que cometió un terrorismo inimaginiable”, añadió Al Barnawi, que se separó de Boko Haram en 2016 tras disputas personales, religiosas y estratégicas. Esta escisión fue integrada más tarde por los líderes del Estado Islámico en Irak y Siria como su filial en la zona del Sahel.

Shekau fue responsable del uso de mujeres jóvenes y niñas como terroristas suicidas, así como del secuestro de 300 estudiantes de una universidad en 2014 , en un incidente que fue noticia mundial. Su imprevisibilidad y tendencia a las estrategias más extremas y violentas explican las órdenes dadas para su eliminación. Este islamista radical fue responsable del uso de mujeres jóvenes y niñas como terroristas suicidas, así como del secuestro de 300 estudiantes de una universidad en 2014, en un incidente que fue noticia mundial. Su imprevisibilidad y tendencia a las estrategias más extremas y violentas explican las órdenes dadas para su eliminación.

Shekau lideró la transformación de Boko Haram de una secta islámica clandestina en 2009 a un grupo insurgente poderoso matando, secuestrando y saqueando el noreste de Nigeria. El grupo ha matado a más de 30.000 personas, ha obligado a unos dos millones de personas a huir de sus hogares y ha provocado una de las peores crisis humanitarias del mundo.

La muerte del líder de Boko Haram podría terminar con la violenta rivalidad que ambas organizaciones han mantenido durante años. Según expertos, el objetivo del ISWAP es atraer a comandantes y combatientes de Boko Haram para que luchen en sus filas, lo que les daría el poder total sobre el territorio en el noreste de Nigeria. A su vez, eso le permitiría al grupo Estado Islámico centrar su lucha contra el Gobierno y el Ejército de esta nación africana.