Macron continuará con sus contactos con la población a pesar de la bofetada

Desde el Gobierno de Francia destacan que fue un “hecho aislado” y no representa a la sociedad francesa. Eso sí, para París es un suceso “grave”

El presidente Emmanuel Macron y su mujer Brigitte Macron saludan a los vecinos de Valence, en Drome, ayer
El presidente Emmanuel Macron y su mujer Brigitte Macron saludan a los vecinos de Valence, en Drome, ayerPOOLREUTERS

El Gobierno de Francia ha asegurado este miércoles que el presidente del país, Emmanuel Macron, seguirá manteniendo contactos con la población pese a la bofetada recibida el martes durante un acto público en la provincia de Drome, suceso que se saldó con dos detenidos.

El portavoz del Ejecutivo, Gabriel Attal, ha resaltado en declaraciones a la emisora francesa Europe1 que el suceso fue “un hecho aislado” y ha hecho hincapié en que “no es representativo de la sociedad francesa”. “El presidente de la República va a un contacto sin filtro con los franceses y, en el 99,9 por ciento de los casos, va bien”, ha explicado.

Thumbnail

Sin embargo, ha pedido “no banalizar” la agresión sufrida por Macron y ha destacado que se trata de un suceso “grave”. “Toda forma de violencia es grave, también cuando alcanza a un depositario de la autoridad pública, ya sea un alcalde, un diputado o un funcionario”, ha argüido.

Attal ha resaltado que “es importante que haya una denuncia unánime” del suceso y “una unión republicana absoluta en torno a la figura del presidente de la República”. Asimismo, ha reconocido que “existe cólera” entre la población, si bien ha agregado que la mayoría de la gente “sabe expresarla en el marco del debate y del voto”.

Attal consideró “un buen signo” que el conjunto de los responsables políticos condenaran inmediatamente la bofetada e hizo hincapié en que “en un país democrático es sano que el debate se produzca en un contexto sin violencia”.

El ministro de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, afirmó este miércoles, en otra entrevista al canal BFMTV, que la agresión a Macron “es un gesto grave contra la nación francesa en su conjunto” que se ha producido en un momento en que hay “un deterioro del debate público”.

Le Maire, criticó a los responsables políticos que caen en “el ataque personal”, “el cinismo” y “el complot”.

Attal recordó unas polémicas declaraciones del líder izquierdista Jean-Luc Mélenchon, que el domingo dijo que esperaba que en la última fase de la campaña de las elecciones presidenciales de 2022 haya “un grave incidente o un asesinato”, como ya se habían producido atentados en precedentes comicios.

“En la historia, la violencia más grave empieza siempre con palabras”, dijo el ministro de Economía y Finanzas.

Medieval

De esta forma, ha subrayado que el agresor, identificado como Damiel Tarel y descrito por los medios franceses como un seguidor de la extrema derecha, las artes marciales y la historia medieval, “no es el señor Todo el Mundo”. El hombre de 28 años, detenido inmediatamente después, proclamó el grito de guerra realista “Monjoie Sant Denis” antes de decir “abajo el macronismo” y abofetear al presidente.

Momento en que la seguridad del presidente de Francia le separa del joven que le abofeteó ayer, en Tain-L'Hermitage FOTO: BFMTV/ReutersTV Via REUTERS

Una fuente cercana a la investigación describió a Tarel como alguien que estaba “un poco perdido, es un poco geek, un poco gamer”.

Tarel y un segundo hombre seguían bajo custodia policial el miércoles, agregó la fuente. El cargo de agresión contra un funcionario público conlleva una pena máxima de tres años de cárcel y una multa de 45.000 euros.

Tarel dirigía un club local centrado en la práctica de las artes marciales europeas históricas, incluida la esgrima tradicional, y había fundado un club de juegos de mesa llamado “Los Caballeros de la Mesa Cuadrada”.

Aurélien Laniece, un amigo de Tarel, dijo a Reuters que lo conocía como una persona decente dispuesta a ayudar a los vecinos y que le gustaba enseñar su pasión a los demás.

Laniece expresó su sorpresa por los informes en los medios franceses de que las cuentas de redes sociales de Tarel mostraban que seguía a grupos de extrema derecha y monárquicos. Reuters no pudo corroborar esto porque las cuentas de Tarel se habían hecho privadas.

“No es el tipo de persona que hace eso (golpear a alguien)”, reconoció Laniece. “El confinamiento fue difícil, pero estaba ansioso por trabajar en la reapertura”.

Junto a él fue detenido uno de sus acompañantes, Arthur C., en cuya vivienda han sido halladas armas y un ejemplar de ‘Mein Kampf’, escrito por Adolf Hitler, durante los registros realizados durante las últimas horas, tal y como ha recogido la cadena de televisión francesa BFMTV.

Macron no temió por su seguridad

El presidente francés indicó despudijo que no había temido por su seguridad y continuó estrechando la mano de los miembros del público después de que fue golpeado.

“No se puede tener violencia u odio, ni en el discurso ni en las acciones. De lo contrario, es la democracia misma la que está amenazada”, dijo a un periódico local después del incidente.

Macron ha sido atacado antes por ciudadanos desencantados. Los sindicalistas le arrojaron huevos por las reformas laborales cuando era ministro de Economía en 2016. Dos años más tarde quedó conmocionado después de ser interrumpido por manifestantes antigubernamentales.