España denegó el asilo a 68.435 personas

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) ha presentado su informe anual

España denegó el asilo a 68.435 personas. CEAR
España denegó el asilo a 68.435 personas. CEARLa Razón (Custom Credit)

En la mañana de este viernes, ha tenido lugar la presentación del nuevo informe CEAR en Madrid, que abordaba cuestiones como el impacto de la pandemia en las personas refugiadas o los obstáculos a los que tienen que enfrentarse para solicitar asilo, así como la situación de Ceuta y Melilla, entre otras materias en relación a la vida de quienes han buscado refugio en nuestro país y en la Unión Europea a lo largo del pasado año.

En el evento, intervinieron el presidente de CEAR, Carlos Berzosa, la directora general de CEAR, Estrella Galán, la directora de Políticas y Campañas de CEAR, Paloma Favieres e Isabel, una refugiada colombiana que usaba este nombre de forma ficticia e intervenía a través de vídeo testimonio grabado.

Sin duda, el mayor problema de 2020 fue la crisis sanitaria, y a la postre, social y económica, provocada por el coronavirus. La pandemia ha dejado a miles de personas sin poder salir de sus países, en especial aquellos que no son seguros, y de los que muchas personas salen en busca de refugio en un lugar más lúcido y menos peligroso. “La pandemia ha afectado a todos, pero en un mundo tan desigual, ha afectado más a personas que viven en países donde no tienen garantizados sus derechos”, aseguraba Carlos Berzosa, presidente de CEAR.

Otro de los principales problemas en los que ha hecho hincapié la Comisión Española de Ayuda al Refugiado es los discursos de odio, de los que aseguran que se han incrementado en los últimos años pero que fue en el 2020 cuando más se hizo notar ese aumento. “Debemos promover la solidaridad como respuesta”, matizó Berzosa.

En cuanto al trato de España con los refugiados, CEAR cree que en el último año se ha “fracasado”. En base a los datos aportados, España puso muchos obstáculos para las personas que buscaban asilo, Externalización de fronteras Visados de tránsito a personas de Siria, Yemen o Palestina, o un total de 212 devoluciones “en caliente” desde Ceuta y Melilla, sin tener en cuenta las garantías del Tribunal Europeo de Derechos Humos y el Constitucional. Además, el Estado español solo un 5% de las solicitudes de asilo, es decir, una de cada veinte. La media del resto de países de la Unión Europea era de un 33%, es decir, una de cada tres.

De todos modos, asegura Estrella Galán, la UE no se libra de haber “fallado a los refugiados”: “La Unión Europea ha vuelto a fracasar, y el mayor y más reciente error lo hemos visto en Ceuta. Muchas personas tuvieron que jugarse la vida en el Mediterráneo”.

Desde CEAR, creen que hacen falta “más vías legales”, sobre todo aquellas que protejan a los menores o personas más vulnerables. “Es necesario avanzar en la protección de los niños y niñas que llegan solos. También a la de las personas de máxima vulnerabilidad”.

Isabel -nombre ficticio-, la refugiada colombiana que compareció en la presentación del informe con un video grabado, conmovió con sus desgarradoras declaraciones al contar su historia. Su solicitud de asilo fue rechazada este año: “Recibí amenazas por medio de ratas muertas, y me dijeron que si intentaba entrar, me meterían balas en la boca”. Isabel se dedicaba a luchar por los derechos de los refugiados en Soacha, Cuenta que la amenazaron con sus hijos, que querían matarla y relata lo que pasó con una de sus compañeras. “La mataron, estaba en su casa con su hijo de diez meses, entraron a la vivienda y la golpearon con una maceta hasta que le quitaron la vida”.

España denegó el asilo a 68.435 personas, y un alto porcentaje de estas personas procedía de Colombia, en una situación como la de Isabel. “Hemos echado en falta un estudio de personas que huyen de países como Colombia. Se suele tener más en cuenta la nacionalidad que los casos personales”.

En cuanto a la última Sentencia del Tribunal Supremo en esta materia, creen que ha sido “buena” ya que “han luchado décadas para conseguirla”, pero que todavía le falta “matizas muchas cosas”. Por otro lado, aseguran que ha habido avances en cuanto a la protección de personas LGTBI y que la situación de Ceuta y Melilla, así como Canarias, debe “ir a mejor” y no perseguirse a las personas por “criterios como la nacionalidad”.