La crisis de Venezuela expulsa a 5,4 millones de personas y convierte a Colombia en el segundo país con más refugiados del mundo

Más de 82 millones de personas viven fuera de su hogares en todo el mundo. Venezuela es después de Siria el país con más personas que huyen de la violencia y la persecución

Una venezolana busca llegar a Estados Unidos huyendo de la falta de oportunidades en su país
Una venezolana busca llegar a Estados Unidos huyendo de la falta de oportunidades en su paísGO NAKAMURAREUTERS

El último informe anual de ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, sobre tendencias globales, publicado hoy en Ginebra, revela que a pesar de la pandemia y las restricciones de movilidad, el número de personas que han huido de las guerras, violencia, persecución y violación de los derechos humanos en 2020 alcanza casi los 82,4 millones de personas. Esto supone un aumento del cuatro por ciento sobre la cifra récord de 79,5 millones alcanzada al final de 2019.

El informe muestra que a finales de 2020 había 20,7 millones de refugiados bajo el mandato de ACNUR, 5,7 millones de refugiados palestinos y 3,9 millones de venezolanos desplazados fuera del país. Otros 48 millones eran personas desplazadas internas dentro de sus propios países y 4,1 millones adicionales eran solicitantes de asilo.

Más de dos terceras partes de estos refugiados derivan de solo cinco países: Siria --6,7 millones--, Venezuela (4 millones), Afganistán (2,6 millones), Sudán del Sur (2,2 millones) y Birmania (1,1 millones). El 86% ha recalado en países vecinos, mientras que Turquía se mantiene como el que más refugiados acoge, con 3,7 millones.

Llama la atención la situación de Venezuela. El número de refugiados y desplazados procedentes del país caribeño en el extranjero creció un 8% por ciento durante 2020, alcanzando unos 4,6 millones a finales de año. Esta cifra sube a 5,4 millones si se incluye a venezolanos refugiados, migrantes y solicitantes de asilo contabilizados a través de la plataforma de coordinación para refugiados y migrantes de Venezuela.

Los venezolanos que huyen de la represión y la miseria del régimen de Nicolás Maduro se van a Brasil, México y Perú. Colombia acogió a más de 1,7 millones de personas desplazadas a través de fronteras, el 7% del total mundial, principalmente ciudadanos del país vecino, lo que convierte a este país en el segundo receptor de refugiados en el mundo por detrás de Turquía. Por primera vez en cinco años, el número de venezolanos en Colombia disminuyó, ya que unos 124.600 venezolanos regresaron a su país debido a las dificultades planteadas por la pandemia y su impacto económico.

Europa

Pese a todo, Turquía siguió siendo el país de acogida de refugiados más grande del mundo, con casi 3,7 millones de personas llegadas de países de la zona, lo que supone el 15% de todas las personas desplazados a través de las fronteras a nivel mundial. En Europa, Alemania es el segundo país anfitrión más grande del continente, con 1,2 millones de refugiados (5%). En general, el número de refugiados acogidos en Europa aumentó en 3%. Esto se debió principalmente a la concesión de protección internacional a más de una cuarta parte de un millón de personas (284.900) dentro de la región, casi la mitad en Alemania (83.700) y España (46.500).

En África, la región de los Grandes Lagos fue zona de acogida de 4,5 millones de refugiados a finales de 2020, aumentando en un 3%, 122.800 personas durante el año. La región ahora alberga casi 1 de cada 5 refugiados en todo el mundo. Tres países, Uganda, Sudán y Etiopía, albergaron más de dos tercios de refugiados en la región, o alrededor del 13% de todos personas desplazadas a través de las fronteras.

En Oriente Medio y el norte de África, cuando el conflicto en Siria entró en su décimo año, la región registró una caída del 5% del número de refugiados el año pasado debido, principalmente, a la mejoría de las estimaciones de refugiados somalíes en Yemen. ACNUR recuerda que Líbano y Jordania acogen 6% de todas las personas desplazadas a través de las fronteras a nivel mundial.

ACNUR pone de manifiesto que durante 2020 se concedieron unas 765.200 personas protección internacional tanto a individuos (459.700) como a grupos (305.500), una cifra más baja que en 2019 (952.800). Según ACNUR, las niñas y niños menores de 18 años representan el 42% de todas las personas desplazadas forzosas y casi un millón de los menores han nacido como refugiados entre 2018 y 2020. Lo peor de todo es que “muchos de ellos pueden seguir siendo refugiados durante muchos años”, explica el informe de la agencia.

En el pico de la pandemia, más de 160 países habían cerrado sus fronteras, 99 de los cuales no hacían excepciones con las personas que querían pedir protección. Sin embargo, con la introducción de mejores medidas, como los reconocimientos médicos en las fronteras, certificados médicos o cuarentenas tras la llegada, procedimientos simplificados de registro o entrevistas a distancia, se fue incrementando el número de países que encontraron la forma de garantizar el acceso al asilo al tiempo que intentaban contener la propagación de la pandemia.

“Detrás de cada número hay una persona forzada a dejar su hogar y una historia de desplazamiento, desarraigo y sufrimiento. Merecen nuestra atención y apoyo, no solo mediante la ayuda humanitaria, sino también con la búsqueda de soluciones a su difícil situación”, declaró Filippo Grandi, Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados.