Kim Jong Un reconoce que Corea del Norte está en una situación “tensa y difícil”

Sector agrícola devastado, fronteras cerradas y los precios por las nubes, que hace complicada la vida de los norcoreanos

North Korean leader Kim Jong Un speaks during the third-day sitting of the 3rd Plenary Meeting of 8th Central Committee of the Workers' Party of Korea in Pyongyang, North Korea in this image released June 17, 2021 by the country's Korean Central News Agency. KCNA via REUTERS    ATTENTION EDITORS - THIS IMAGE WAS PROVIDED BY A THIRD PARTY. REUTERS IS UNABLE TO INDEPENDENTLY VERIFY THIS IMAGE. NO THIRD PARTY SALES. SOUTH KOREA OUT.
North Korean leader Kim Jong Un speaks during the third-day sitting of the 3rd Plenary Meeting of 8th Central Committee of the Workers' Party of Korea in Pyongyang, North Korea in this image released June 17, 2021 by the country's Korean Central News Agency. KCNA via REUTERS ATTENTION EDITORS - THIS IMAGE WAS PROVIDED BY A THIRD PARTY. REUTERS IS UNABLE TO INDEPENDENTLY VERIFY THIS IMAGE. NO THIRD PARTY SALES. SOUTH KOREA OUT. FOTO: KCNA via REUTERS

Kim Jong Un reconoce que Corea del Norte enfrenta una situación terrible. El suministro de alimentos en el país asiático está en un estado “tenso y difícil”, tal y como lo define el mandatario de la dictadura comunista.

Un sector agrícola que todavía no se ha recuperado de las tremendas tormentas del año pasado, y una situación que ha empeorado con la pandemia del coronavirus. Las fronteras permanecen cerradas y eso hace difícil la importación de suministros internacionales. Y Corea del Norte está rechazando cualquier ayuda humanitaria por miedo a la propagación de Covid-19.

En cuanto a los precios, los costos asociados con algunos productos de producción local se han disparado en los últimos meses. Por ejemplo, un paquete de café puede costar más de 80 euros, o los casi 60 euros de un paquete de té negro. El coste de algunos productos básicos en la capital norcoreana, Pyongyang, también están en un nivel muy alto. El valor del arroz, combustible, azúcar, harina o aceite de soja están llegando a encarecerse, aunque los dos primeros mantienen un nivel más o menos estable.

Kim Jong-un habla de “avanzar en las tareas de la segunda mitad del año” en diferentes áreas económicas y a marcarse objetivos numéricos concretos “con exactitud científica”, señaló a la agencia estatal de noticias KCNA.

A diferencia de sus antecesor, su padre, el actual mandatario de Corea del Norte no está teniendo problemas para admitir errores, moldeando su imagen y reuniéndose constantemente con el pueblo. Su propósito, ya lo dijo desde que asumió el poder en 2011, era mejorar la vida de los norcoreanos -al menos de la mayoría-, en uno de los países más empobrecidos del planeta. Pero los últimos meses no le han sido de gran ayuda y la situación cada vez es más crítica.

Kim hizo así una alusión directa a las penurias que atraviesa el país, tras haber apelado el pasado abril a poner en marcha una nueva y más dura “ardua marcha”, la campaña a la que apeló el régimen para encarar la hambruna de los años noventa.

Por otro lado, el presidente de Corea del Norte se prepara para “el diálogo y la confrontación” con Estados Unidos bajo “la tendencia política recién surgida” del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, hacia el país asiático.

El año pasado, Corea del Norte acusó al entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de haber incumplido su palabra y ha asegurado que las “promesas vacías” que realizó hace dos años en su primera cumbre con el líder norcoreano, Kim Jong Un, han frustrado la esperanza de un proceso de nuclearización.