Mosquito, el primer drone de combate británico capaz de derribar cazas y esquivar misiles

Reino Unido firma un contrato para el desarrollo de una flota de aviones no tripulados de nueva generación

Diseño por ordenador del avión no tripulado de combate del Reino Unido
Diseño por ordenador del avión no tripulado de combate del Reino UnidoRAFRAF

Reino Unido ha dado el primer paso para hacerse con la primera flota de aviones de combate no tripulados, después de firmar un contrato de 30 millones de libras para desarrollar y fabricar un prototipo diseñado para volar a altas velocidades con muchas de las funciones de un avión de ataque. Esta aeronave irá armada con misiles, y además de misiones de combate, estará disponible para el reabastecimiento aéreo y la alerta temprana en el aire. Asimismo, dispondrá de elementos para la vigilancia y la tecnología de guerra electrónica. El avión Mosquito avión será la primera aeronave sin tripulación del Reino Unido capaz de apuntar y derribar cazas enemigos e interceptar misiles de superficie a aire.

Este avance tecnológico forma parte de un programa llamado Proyecto Vixen, que toma el nombre del caza Sea Vixen de la Royal Navy de la década de 1950. Actualmente, se estudia si este avión no tripulado puede convertirse en una plataforma independiente o actuaría como una plataforma complementaria para aviones tripulados como el F-35.

La compañía Spirit AeroSystems, ubicada en Belfast, ha sido seleccionada para liderar el denominado Proyecto Mosquito y para ello se valdrá de técnicas de ingeniería innovadoras haciendo hincapié en el concepto de Aeronave de Combate Ligero y Asequible ( LANCA ) de la RAF, con un programa de prueba de vuelo de vehículos a gran escala que se espera para fines de 2023. El objetivo de realizar pruebas de vuelo a gran escala en 2023.

El proyecto de investigación y desarrollo Mosquito aspira a cambiar las reglas del juego al garantizar que el diseño final de la aeronave pueda actualizarse fácilmente con la última tecnología, lo que proporcionará la protección, la supervivencia y la información óptimas mientras este avión no tripulado vuela junto al Typhoon, el F-35 Lightning y, más adelante, el Tempest, pilares del futuro sistema aéreo de combate británico.

“Estamos adoptando un enfoque revolucionario”, afirmó el mariscal jefe del aire Mike Wigston, quien considera que la combinación de drone (aviones no tripulados) con los cazas tradicionales Tempest “transformarán el espacio de batalla de combate de una manera no vista desde el advenimiento de la era de los reactores”. En una entrevista reciente con Defence News, Wigston agregó que el drone Mosquito puede entrar en servicio “esta década”.

Estos aviones serán lanzados desde portaaviones y el Ministerio de Defensa británico ha asegurado que está evaluando la disponibilidad de una catapulta electromagnética y de los sistemas de cables de detención para el lanzamiento y recuperación de vehículos aéreos.

En Estados Unidos, la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa está probando el despliegue y la captura de vehículos aéreos no tripulados con el avión C-130 Hércules, algo a lo que aspira la Roya Aire Force en Reino Unido con el avión de transporte A-400M.