El Estado Islámico del Gran Sáhara pierde a varios de sus principales cabecillas

La banda yihadisdta está dirigida por saharauis, algunos de los cuales pertenecieron en su día al Frente Polisario

Abu Walid al-Sahraoui
Abu Walid al-Sahraoui FOTO: jmz abu

El máximo cabecilla del Estado Islámico del Gran Sáhara (EIGS), Abu Walid al-Sahraoui, ha perdido en pocos días a varios de sus “lugartenientes”, algunos de los cuales eran de origen saharaui como él, según informan fuentes antiterroristas de la zona. Este individuo, que llegó a pertenecer al Frente Polisario, lleva siempre un servicio de seguridad personas integrado por individuos procedentes del antiguo Sáhara español y que, en algunos casos, han pasado por los campamentos de Tinduf.

En concreto, se da por muerto, en un enfrentamiento con un patrulla franco-nigerina, de Almahmoud ag Baye, alias “Ikarey”; fue neutralizado la semana pasada en una localidad próxima a Menaka, en noreste de Malí. En la misma operación, fueron capturados otros cuatro yihadistas.

“ikarey” era un hombre de confianza de Abu Walid al-Sahraoui. A ambos se les imputa su participación en el ataque, perpetrado en Tongo Tongo, en octubre de 2017, en el que fueron asesinados varios soldados norteamericanos.

A esta operación se une la que condujo a la detención de otros dos dirigentes del EIGS, Abu Darda y Rhissa al-Sahraoui, también colaboradores del máximo cabecilla de la banda. Darda militó en su día en el Mujao y, en 2013, se dio a conocer por lanzar mensajes amenazadores contra Francia que, tristemente, se cumplieron.

Djouleybib al-Sahraoui (otro saharaui) y Moussa Ineylou completan la lista de los capturados, según las citadas fuentes. El EIGS, tal y como publicó LA RAZÓN, ya perdió en su día a Abdel Hakim al-Sahraoui.