El láser israelí que dispara contra los drones hasta que se queda sin energía

El ejército hebreo prueba con éxito un láser de alta potencia que espera desarrollar a gran escala en los próximos años

El drone b-21 Raider desarrollado por la Fuerza Aérea de EEUU
El drone b-21 Raider desarrollado por la Fuerza Aérea de EEUUUS Air ForceUS Air Force

El ejército israelí ha probado con éxito un láser de alta potencia en el aire que puede derribar drones, una tecnología que espera desplegar a gran escala en los próximos años. Las armas láser ayudan a enfrentar de forma más efectiva ataques de drones, bombas de mortero y proyectiles, así como aviones ligeros y helicópteros enemigos. Israel ya cuenta con un sistema de defensa aérea ambicioso y sofisticado, que según los militares tuvo una tasa de interceptación del 90% contra miles de cohetes disparados desde Gaza durante la guerra de 11 días del mes pasado.

Este sistema defensivo israelí dispone de un arma láser contra drones llamado Drone Dome (“Cúpula Dron”) en referencia al sistema defensivo “Cúpula de Hierro”. El sistema, con un rango de vigilancia de 360°, tiene sensores electro-ópticos e infrarrojos, así como una estación de radiolocalización y un sistema de bloqueo radioelectrónico (radar). El complejo puede operar de manera autónoma y también con control humano.

La tecnología láser complementaría ese sistema. Un prototipo, desarrollado con Elbit Systems, se montó en un avión civil y derribó con éxito “varios” drones en una prueba reciente sobre el mar Mediterráneo, según dijo el general Yaniv Rotem, jefe de investigación y desarrollo militar del Ministerio de Defensa. “La capacidad de interceptar y destruir amenazas desde el aire es innovadora”, dijo a los periodistas.

“Israel se encuentra entre los primeros países en utilizar tales capacidades”. En la prueba reciente, el sistema derribó drones desde un rango de aproximadamente 1 kilómetro. En los próximos años, Israel espera desplegar un sistema terrestre con un alcance de 8 a 10 kilómetros que pueda interceptar cohetes, proyectiles de mortero y drones.

En Estados Unidos, el Cuerpo de Marines probó también sistemas antidrones con láseres móviles CLaWS para proteger las bases militares de los aviones no tripulados. Una de las ventajas principales de las armas láser es que pueden dispararse hasta que dejen de recibir energía. Por eso los militares dicen que esa munición tiene capacidad “ilimitada”.

Desde 2017, Boeing viene desarrollando un sistema de láseres con tres versiones con una capacidad de 2,5 y 10 kilovatios. Tras completar los controles, el ejército tiene previsto adoptar CLaWS para montar la nueva instalación en los automóviles blindados JLTV.

El arma láser será efectivo también para enfrentar la amenaza del Estado Islámico y otros grupos terroristas, quienes usan drones comerciales para misiones de reconocimiento del terreno y como lanzadores de granadas. El sistema israelí Drone Dome, desarrollado por la compañía Rafael, ha sido desarrollado con el objetivo de bloquear drones enemigos.