Hallado muerto John McAfee en una cárcel catalana tras aprobarse su extradición a Estados Unidos

El creador del famoso antivirus tenía 75 años y había ingresado en prisión el 4 de octubre del año pasado tras ser detenido en España

Thumbnail

John McAfee, de 75 años, creador del famoso antivirus informático del mismo nombre, ha sido hallado muerto en la celda que ocupaba en el módulo 1 del Centre Penitenciario de Brians 2, en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona).

Según han informado fuentes penitenciarias, McAfee, que estaba pendiente de extradición a Estados Unidos por presunta evasión de impuestos, se habría suicidado. Las fuentes han señalado que los profesionales de vigilancia y los servicios médicos de la prisión han intervenido de manera inmediata para practicar maniobres de reanimación a McAfee, pero finalmente, los médicos han certificado su muerte.

La comitiva judicial que se ha desplazado al centro penitenciario estudia las causas de la muerte del interno que tenía doble nacionalidad (británica y estadounidense). Según las fuentes, todo apunta a que se trata de un suicidio. John Mcafee ingresó en la prisión de Brians 2 el 4 de octubre del pasado año por orden de la Audiencia Nacional, que acordó la extradición a Estados Unidos del creador del famoso antivirus informático McAfee por supuesta evasión de impuestos al haber ocultado elevados ingresos entre 2016 y 2018.

La Audiencia Nacional celebró el martes 15 la vista de extradición de John McAfee
La Audiencia Nacional celebró el martes 15 la vista de extradición de John McAfeeChema MoyaEFE

Su último tuit fue reciente, del pasado domingo 20 de junio, cuando retuiteó a su hija, Janice McAfee, que le felicitaba el Día del Padre (en Estados Unidos es este día): “Aunque estés pasando el día en prisión, que sepas que eres amado y apreciado”, dijo, acompañado de una carta que le escribió.

McAfee fue arrestado en octubre en el aeropuerto de El Prat, en Barcelona, cuando se disponía a coger un vuelo a Estambul y desde entonces se hallaba en prisión preventiva. Durante la vista de extradición, el empresario, cuya deuda tributaria Estados Unidos eleva a más de cuatro millones de dólares, aseguró haber pagado “millones de dólares en impuestos” y dijo ser víctima de una “persecución política” por haber denunciado corrupción en la agencia tributaria.

“No existe prueba acreditativa de que tal cosa pudiera estar sucediendo”, respondió la Audiencia Nacional, que añadió que la reclamación “tiene amparo en un delito contra la hacienda pública -evasión fiscal-” y que concurren los requisitos para acordarla.