Los últimos años de John McAfee: asesinatos, drogas y prostitutas

En 2008, comenzaron las fugas del padre de uno de los antivirus más utilizados a lo largo de la historia

Su juventud fue dura, pues su padre se suicidó cuando él tenía tan solo quince años, y ahí empezaron sus adicciones. REUTERS
Su juventud fue dura, pues su padre se suicidó cuando él tenía tan solo quince años, y ahí empezaron sus adicciones. REUTERSAlexandre MeneghiniREUTERS

En la década de 1980, el nombre de John McAfee entraría en escena después de que este hombre estadounidense creara un software de antivirus que nombraría en su honor. Una de las mejores decisiones de su vida, sin duda, fue trabajar para la empresa Lockheed Martin, donde consiguió un puesto de trabajo en el que desarrollaría el antivirus que lleva su nombre. Su fortuna en ese momento llegó a ser de unos 100 millones de dólares.

Pero una vida salvaje y llena de todo hizo que su prometedora carrera se viniera abajo. De ser el padre de unos de los antivirus más utilizados en la historia a ser un prófugo de la justicia de Estados Unidos y escapar por todo el mundo. Drogas, alcohol o su afición por las prostitutas marcaron su historia. Incluso, él mismo decía que ha llegado a tener hasta 47 hijos.

Su juventud fue dura, pues su padre se suicidó cuando él tenía tan solo quince años, y ahí empezaron sus adicciones. Un fantástico doctorado en matemáticas en la Universidad Estatal de Luisana de Estados Unidos fue cancelado después de revelarse que se había acostado con una estudiante de la que era mentor -la cual llegó a ser su primera esposa-.

En 2008, McAfee se mudó a Belice, país de la costa este de América Central que hace frontera con Guatemala. Allí, no viviría solo, pues su residencia en este Estado centroamericano sería con un hombre llamado Gregory Faull, su vecino. Algo muy normal hasta 2012, momento en que Faull fue encontrado muerto. “Los cinco años que estuve allí, le diría como quince palabras”, confesó a Leo Kelion, de la BBC, en una entrevista.

Entonces McAfee sería nombrado “persona de interés” en Belice, considerado fugitivo por el gobierno de este país. Supuestamente, McAfee mató a Faull por una disputa por unos perros. Al ser perseguido, se tiñó el pelo y la barba y se pintó los dientes y se puso goma de mascar en las encías para no ser reconocido. En una entrevista con la revista Wired, posteriormente, afirmó que, incluso, se escondía en cajas enterradas bajo arena para evadir a la policía.

Poco después de la muerte de Faull, fue extraditado a Estados Unidos por orden de Guatemala, donde había escapado. Años mas tarde, en 2019, un tribunal de Florida le obligó a pagar a la familia de Faull 25 millones de dólares en una demanda por homicidio culposo. Al poco de estar en el país norteamericano, conoció a su actual esposa, Janice McAfee, luego que esta le ofreciera sus servicios de prostituta.

En 2016, se presentó a las elecciones presidenciales de Estados Unidos, liderando el Partido Libertario, aunque su candidatura no progresó. Su campaña se basó en “poner fin a la lucha contra las drogas y reforzar la defensa estadounidense contra los ciberataques de China y Rusia”.

Se dio a la fuga en enero de 2019, cuando autoridades de Washington comenzaran a buscarlo por evasión fiscal. McAfee confesó que en los ocho años anteriores no había estado pagando impuestos por considerarlos “injustos”. Él mismo se declaraba como “perseguido” y “víctima de un exilio obligado”, y pasó años de fuga en fuga.

Primero huyó hasta Bahamas, pero poco después también tuvo que escapar, ya que era perseguido por la CIA, y le llevó hasta Cuba. Ancló su yate en Marina Hemingway y desde ahí publicaba fotos y vídeos, así como comentarios sobre tabaco, fiestas, restaurantes o bebidas costosas. Allí también anunció que establecería un cuartel general para presentarse a las elecciones de Estados Unidos de 2020, en su segundo intento en llegar a la Casa Blanca. Basó su programa político en la criptomoneda y el libre comercio.

Pero volvería a ser detenido en República Dominicana, poco después, con armamento y más de 80.000 dólares en efectivo. Una vez liberado, su paradero llegó a ser desconocido durante meses hasta que anunciara que estaba en Londres. Pero no fue hasta el pasado mes de octubre cuando fue detenido en un aeropuerto de Barcelona, en un intento de volar a Turquía.