Leopoldo López Gil aclara que la Comisión enviada por la UE a Venezuela es para comprobar “si existen condiciones democráticas”

La Unión Europea quiere que los comicios venezolanos cuenten con las condiciones mínimas para que participe la oposición y pueda haber observadores internacionales

El Alto Representante de la Unión Europea para Política Exterior, Josep Borrell, confirmó el pasado lunes que enviará una misión técnica a Venezuela para evaluar el estado de los comicios regionales y locales previstos para noviembre y decidir si la UE manda observadores.

“Hay una posible apertura política. Mandaré una misión técnica para considerar si se dan las condiciones para una misión de observación”, afirmó el jefe de la diplomacia europea en una rueda de prensa tras la reunión de ministros de Asuntos Exteriores en Luxemburgo.

Tras esta decisión, el eurodiputado del PP y disidente venezolano Leopoldo López Gil quiso explicar la “la misión exploratoria” de Borrell, aclarando que “el envío de esta misión no representa, en absoluto, un reconocimiento a estas convocatorias electorales como unas elecciones válidas”. Según el político, lo único que hace es verificar “si existen o no condiciones para enviar una misión de observación”, puesto que “se observa solamente cuando existan condiciones verificables de transparencia y democráticas”.

Borrell aclaró que intentó dar este paso para las pasadas elecciones de diciembre, pero que no tuvo éxito. Leopoldo López afirma que el Parlamento Europeo “espera que se liberen los 300 presos políticos que existen a día de hoy en Venezuela”, así como que se validen partidos políticos y que se habiliten los inhabilitados, y que la gente que lo desee “pueda participar en las elecciones, antes de reconocer que puedan ser llamadas democráticas, verificables o transparentes”.

La UE quiere que los comicios en Venezuela cuenten con las condiciones mínimas para que participe también la oposición y pueda haber observadores internacionales siguiendo el proceso. Por su lado, el CNE ha asegurado que trabaja para modificar el reglamento de observación para los comicios municipales y regionales para que puedan participar la UE y Naciones Unidas, algo que no sucede desde 2005.