Las autoridades alemanas investigan como atentado yihadista el ataque de Würzburgo

Son examinadas más de cien pruebas para determinar el móvil de la acción criminal

Agentes vigilan la zona tras el atentado perpetrado por el presunto yihadista FE/EPA/NEWS5/ BAUERNFEIND
Agentes vigilan la zona tras el atentado perpetrado por el presunto yihadista FE/EPA/NEWS5/ BAUERNFEINDNEWS5/ BAUERNFEINDEFE

Es una hipótesis con la wue se trabajó desde el primer momento, en función de los gritos que dio el atacante y lo que él mismo manifestó tras ser detenido. Sin embargo, quizás para no alarmar a la opinión pública, se optó por hablar de que se trataba de la acción de un trastornado, algo que es obvio porque nadie normal se mete a terrorista y se lanza a la calle a acuchillar a los viandantes.

Las autoridades alemanas investigan ahora el potencial trasfondo yihadista del ataque que el pasado viernes causó la muerte de tres mujeres y heridas a otras siete personas en la ciudad de Würzburgo (sur de Alemania). La razón de que la investigación la haya asumido la autoridad policial bávara encargada de casos de extremismo y terrorismo es que el suceso “tiene vinculación con un trasfondo islamista” y se cita que, según testigos, el autor gritó dos veces “Alá es grande”, informa Efe.

Sin embargo, en un comunicado conjunto de la Fiscalía General de Múnich (capital de Baviera, “Land” donde se sitúa Würzburgo) y la Oficina Bávara de lo Criminal, se admite que por el momento al sospechoso no se le ha encontrado “material de propaganda o contenido extremista”. En cualquier caso, los investigadores analizan, con la ayuda de expertos en radicalización yihadista, las “más de cien pruebas” encontradas en relación con el suceso y ahora se trata sobre todo de “responder a la cuestión de la motivación del hecho”.

Según las autoridades bávaras, el detenido, un ciudadano somalí de 24 años, al parecer aludió a la “Yihad” cuando estaba en el hospital en el que se le trató de las heridas sufridas durante el ataque.

El suceso tuvo lugar el pasado viernes por la tarde cuando el joven, en solitario y con un cuchillo de grandes dimensiones, comenzó a atacar a la gente por la calle sin mediar palabra. Según la reconstrucción de los hechos comunicada por las autoridades, el atacante compró el cuchillo en un centro comercial y allí agredió a sus primeras víctimas. Los tres muertos, mujeres en los tres casos, fueron hallados en el interior de este establecimiento. El atacante salió luego a la calle donde agredió a varios transeúntes más frente a un banco y en una conocida plaza de la localidad a varios metros de allí. Las fuerzas de seguridad acudieron al lugar de los hechos con un gran dispositivo y consiguieron detener al agresor en unos minutos, después de reducirle disparándole en un muslo. Antes de que llegasen los agentes, varios transeúntes habían tratado de impedir que el joven atacase a más personas gritándole, amenazándole y lanzándole objetos como sillas.