Al menos 200 muertes repentinas en Vancouver en plena ola de calor

Las altas temperaturas han obligado a cancelar las campañas de vacunación contra la covid-19 y cerrar las escuelas en el noroeste de Canadá

Thumbnail

Las autoridades de Canadá han alertado de que más de 200 personas han muerto a causa de la fuerte ola de calor que golpea el país después de que este martes se registraran temperaturas récord de hasta 49,6ºC en la localidad de Lytton, en la provincia de Columbia Británica, la más afectada.

El fuerte calor que azota la zona occidental del país desde el pasado viernes ha provocado la muerte de al menos 233 personas en dicha región, lo que supera las 130 fallecimientos registrados durante el último periodo de altas temperaturas.

Armel Castellan, portavoz de al agencia de meteorología del país, ha expresado que se encuentra “sin palabras” ante los acontecimientos, si bien ha admitido que era de esperar que el calor “resultara mortal”, según informaciones de la cadena CBC. Las autoridades locales han advertido de un significativo aumento de los decesos desde el viernes. En la ciudad de Vancouver se han registrado hasta el momento cerca de un centenar de muertes súbitas desde que comenzó la ola de calor.

La Real Policía Montada de Canadá ha indicado en un comunicado que han recibido más de 25 llamadas sobre posibles muertes súbitas durante las últimas 24 horas, la mayoría de ellas de ancianos. En anteriores ocasiones, la media diaria de muertes por el fuerte calor era de cinco personas aproximadamente. Los ancianos, niños, trabajadores y personas sin hogar son los que mayor riesgo corren ante la fuerte ola de calor. Así, las extremas temperaturas han provocado un aumento de las llamadas a los servicios de emergencia en Columbia Británica. Entre el viernes y el lunes por la mañana se han producido unas 239 llamadas de este tipo. El peligro se intensifica ante la falta de un descenso de las temperaturas nocturnas, lo que implica además un aumento de la demanda energética para el uso de ventiladores y aire acondicionado.

El martes fue el tercer día consecutivo que Lytton ha batido su récord de temperatura tras alcanzar el domingo y el lunes los 46,6 y 47 grados centígrados. Antes de anotar estos máximos la mayor temperatura registrada en el país habían sido de 45ºC en 1937 en Midale, en la provincia de Saskatchewan. “Vancouver nunca ha experimentado un calor como este y, lamentablemente, decenas de personas están muriendo”, ha lamentado el portavoz de la Policía de Vancouver, Steve Addison, quien ha agregado que los agentes están haciendo “lo posible” por llevar a cabo su labor, pero se encuentran “al límite”.

El calor agrava la sequía

“El calor récord está agravando las severas condiciones de sequía en las que ya se encuentra la región y está afectando especialmente la agricultura, los recursos de los que depende y la biodiversidad de la zona, con muchas especies autóctonas”, señaló Singh, cuyas investigaciones están relacionadas con la crisis climática, en una entrevista con Efe.

La científica destacó que estas condiciones hacen que tanto personas como animales “corran el riesgo de contraer enfermedades relacionadas con el calor”, como deshidrataciones, desmayos o insolaciones. Unos 280 kilómetros al sur, en Portland (Oregón), el termómetro marcó este lunes 46,6 grados, también máxima histórica.

En total, unas 60 ciudades en el noroeste del Pacífico de Estados Unidos y el oeste de Canadá han registrado elevadas temperaturas que han sido récord en muchos casos en los últimos días, según el sitio web especializado weather.com.