“El envejecimiento de la población, la falta de mano de obra y las debilidades del sistema financiero ponen en jaque a China”

Allen Carlson, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Cornell, analiza el futuro del Partido Comunista Chino o lo que es lo mismo el Estado chino en su centenario

Un pájaro sobrevuela el cartel de Mao Zedong durante la ceremonia del centenario del Partido Comunista Chino
Un pájaro sobrevuela el cartel de Mao Zedong durante la ceremonia del centenario del Partido Comunista ChinoNg Han GuanAP

China ha logrado convertirse en la segunda economía más grande del mundo y pugnar por la vanguardia tecnológica. ¿Es el siglo XXI el siglo de China?

Los éxitos económicos de China desde el inicio de las políticas de apertura económica de Deng Xiaoping a finales de la década de 1970 no tienen precedentes en la historia mundial. Tanto es así que muchos han llegado a dar por hecho el ascenso meteórico del país. Sin embargo, esto pasa por alto los inminentes desafíos económicos que enfrenta China, incluido el envejecimiento de la población, la escasez de mano de obra y las debilidades de su sistema financiero. Y más allá de estas preocupaciones un tanto mundanas, está la cuestión más importante del impacto que tendrá el cambio climático en China y el resto del mundo en los próximos años. Dado el alcance global de esta amenaza, parecería más exacto esperar que este siglo no sea de un solo país, sino más bien de cómo la economía mundial se ajusta a las turbulencias y cambios que nos plantea a todos un planeta que se calienta rápidamente. La inmediatez de tal desafío es visible en la impresionante y sin precedentes ola de calor que está horneando el noroeste de Estados Unidos y Canadá, pero también en la medida en que el clima extremo está contribuyendo al estrés en el suministro de energía de China este verano. A más largo plazo, estos patrones plantean profundas interrogantes sobre la sostenibilidad de las prácticas agrícolas actuales, la fiabilidad del suministro de agua y la durabilidad del comercio mundial frente a lo que probablemente serán fenómenos meteorológicos extremos cada vez más perturbadores y destructivos provocados por el hombre.

¿Qué implicaciones puede tener para las democracias el predominio de China, un país con un sistema de partido único?

Es un desafío a la asunción de la superioridad de los sistemas democráticos de gobierno. En el sentido de que los líderes de China han demostrado, al menos hasta ahora, que a través de una combinación de represión, nacionalismo y crecimiento económico se puede gobernar un país sin los desafíos que implica la democracia. De hecho, la pandemia de covid-19 parece haber reforzado de muchas maneras ese mensaje, ya que después de los primeros pasos en falso en Wuhan, Pekín ha evitado en gran medida que el virus se propague dentro de China. A diferencia de lo que ha ocurrido en las principales democracias del mundo. El fracaso en esos lugares habla de lo que puede ser una amenaza más grave para la democracia en todo el mundo, la aparente disfuncionalidad creciente del sistema dentro del nuevo entorno de las redes sociales, que ha alimentado un aumento de la xenofobia y de los populismos. La pregunta a largo plazo es quién es más una amenaza para la democracia en todo el mundo, la China de Xi o el legado de la América de Trump.