Haití detiene a un médico opositor como autor intelectual del asesinato de Moïse

La policía detiene como presunto inductor del crimen a Christian Emmanuel Sanon, un doctor cuya residencia oficial está en Florida desde hace 20 años

Thumbnail

Christian Emmanuel Sanon, un médico haitiano-estadounidense cuya residencia oficial está en Florida desde hace 20 años, fue detenido el domingo como presunto autor del plan que asesinó al presidente Jovenel Moïse. La madrugada del miércoles 28 sicarios, 26 colombianos y dos haitiano-estadounidenses, torturaron y asesinaron al mandatario de 53 años al recibir 12 disparos de bala. La Policía ha detenido a veinte personas. «Cuando se bloqueó el avance de los bandidos, la primera persona a la que llamaron fue Emmanuel Sanon», aseguró el director general de la Policía Nacional, León Charles.

La Policía sostiene que Sanon entró en contacto con una empresa de seguridad CTU con sede en Miami para supuestamente reclutar a los miembros del comando que perpetró el magnicidio.

El único detenido hasta el momento como autor intelectual del magnicidio del presidente entró a Haití en un vuelo privado a principios de junio, acompañado de algunos colombianos, a los que contrató para asegurar su seguridad y proteger sus negocios. «La operación se montó a partir de ahí», aseguró el director. Charles informó que en el registro del domicilio de Sanon se encontró una gorra militar con las siglas de la DEA.

Antes de la detención, la Policía haitiana publicó un listado con los nombres de los 20 sospechosos detenidos hasta el momento. La Policía investiga también a otros dos supuestos autores intelectuales del magnicidio. Los investigadores sospechan que estas dos personas han estado en contacto con Sanon. Sus identidades no fueron divulgadas. Las pesquisas sobre la autoría material avanzan en torno al papel de los guardias del presidente. Las autoridades sospechan que los custodios del Moïse están implicados debido a la ausencia de intercambio de disparos durante el asalto.

Los colombianos detenidos en Miami han alegado que habían sido reclutados para trabajar en Haití por una empresa clandestina de Doral (Miami) llamada CTU Security, según el «Miami Herald». La compañía está dirigida por el venezolano Antonio Emmanuel Intriago Valero. Las sospechas apuntan a que los hombres fueron contratados por 3.000 euros al mes para proporcionar una seguridad VIP.

El jefe de la mafia local «G9 y Familia», Jimmy Barbacue Cherizier, formado por la unión de varias bandas, apareció en un vídeo de Youtube leyendo un comunicado en el que promete venganza contra grupos de familias sirias y árabes de la élite económica: «Han asesinado al presidente, pero no han asesinado a las fuerzas de la revolución. Continuamos librando nuestra batalla por la liberación del país».

El ex policía que comanda la alianza de bandas más importante del país convocó protestas ayer en la capital haitiana para exigir reformas. El catedrático de la Universidad Autónoma de México y experto en Relaciones Internaciones Ignacio Martínez Cortés mantiene que los hechos indican que es posible que «Barbecue sea el autor intelectual del magnicidio para aprovecharse de la inestabilidad». La Policía recordó en un comunicado que cualquier manifestación «está altamente prohibida» en base al estado de sitio de 15 días impuesto por el primer ministro interino tras el asesinato.

Biden envía una delegación para analizar la situación

El presidente de EE UU, Joe Biden, envió una delegación de funcionarios a Haití para evaluar la situación. El primer ministro, interino apoyado por Estados Unidos y Naciones Unidas, solicitó a Washington el envío de tropas para combatir la espiral de violencia y ayuda en la investigación del magnicidio.

Cortés apuesta por una misión de «cascos azules» de la ONU y la presencia internacional para conducir un diálogo que unifique a los actores políticos: «Barbecue va a jugar un papel importante. Las fuerzas institucionales deben llegar a un acuerdo. Naciones Unidas, un Gobierno amigo o una figura reconocida en Haití deben conciliar para nombrar un Gobierno conciliador que termine con el vacío de poder». El académico señala que un ejemplo similar es el papel del ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero en la crisis política y social venezolana al ser «una figura reconocida por todos los sectores para alejar la posibilidad de que el caos y la inestabilidad que se vive estos días en Haití derive en una guerra civil».