El alcalde de Miami plantea un ataque aéreo contra Cuba para acabar con el régimen

Varias voces del Partido Republicano de EEUU han pedido al Gobierno de Biden que sea más duro contra las autoridades de la isla

Francis Suarez, alcalde de Miami e hijo de cubanos
Francis Suarez, alcalde de Miami e hijo de cubanosCRISTOBAL HERRERA-ULASHKEVICHEFE

El alcalde de Miami, Francis Suárez, ha puesto sobre la mesa una intervención armada de EEUU sobre Cuba al calor de las protestas que han puesto en jaque al régimen comunista. Suárez dijo que Estados Unidos debería considerar ataques aéreos contra Cuba. “Lo que debería contemplarse ahora es una coalición para una potencial acción militar en Cuba”, dijo Suárez a Fox News.

Suárez es descendiente de cubanos ya que su padre nació en la isla caribeña y fue el primer alcalde cubano de la ciudad. Para defender su planteamiento, Suárez citó las intervenciones norteamericanas de Panamá y Kosovo en el pasado. Cuando se le preguntó si estaba pidiendo ataques aéreos, dijo: “Lo que estoy sugiriendo es que esa opción es una que debe explorarse, y una que no puede simplemente descartarse”.

“Este es un tema que creo que le importa mucho a Estados Unidos”, dijo Suárez durante la entrevista. Cuba está exportando el comunismo en todo el hemisferio y en todo el mundo, y lo ha estado haciendo durante décadas, y eso es algo que debería interesar a la seguridad nacional de Estados Unidos”, añadió Suárez, quien dijo que “esta es una crisis humanitaria. El pueblo cubano no tiene comida, no tienen medicinas y se están muriendo. Estados Unidos ha intervenido en América Latina en numerosas ocasiones y ha tenido mucho éxito“, dijo el alcalde.

Miami, lugar tradicional para la emigración cubana más dura contra el régimen, vive horas inusitadas para apoyar las protestas en la isla. Consignas como “Biden pa’cuando, el pueblo está esperando” fueron coreadas por la multitud que acudió el miércoles al restaurante Versailles para asistir al concierto de algunos de los artistas de “Patria y vida”, la canción que se ha convertido en un himno del cambio en Cuba.

En una pancarta se leía que si no hay “intervención” en Cuba que, al menos, dejen a los cubanos ir a la isla a ayudar a sus hermanos y en otra, en inglés, “déjennos entrar con nuestras propias armas”. La multitud se mantiene firme en el lugar, al igual que ocurrió este martes en una autopista de Miami que fue ocupada por manifestantes en apoyo de los que protestan en Cuba y, ocho horas después, casi a las 10 de la noche, accedieron a irse.

Desde que el 11 de julio estallaron las protestas en San Antonio de los Baños, cerca de La Habana, y el Gobierno ordenó reprimirlas, desde el Partido Republicano se han alzado voces reclamando una “intervención” en Cuba por parte del Gobierno Biden. El expresidente Donald Trump, al que el electorado cubano-estadounidense favoreció en las pasadas elecciones, acusó a Biden de no haberse pronunciado inmediatamente tras estallar las protestas y de no hacer nada por los cubanos.

Para algunos esa intervención debe ser militar, para otros humanitaria y con EE.UU. al frente de una coalición internacional. Además de ocupar la autopista Palmetto, algunos de los manifestantes del martes fueron hasta el Comando Sur para pedir la intervención militar. La Casa Blanca dijo que las protestas definitivamente van a tener un “impacto” en la política hacia Cuba y el Gobierno buscará “incentivar un cambio de comportamiento” del régimen cubano.

.