La foto de Merkel cogida de la mano de la socialdemócrata Malu Dreyer que conmueve a los alemanes

La jefa del gobierno regional de Renania-Palatinado sufre esclerosis múltiple y necesita ayuda para caminar

Angela Merkel camina de la mano con la jefa de gobierno regional, la socialdemócrata Malu Dreyer
Angela Merkel camina de la mano con la jefa de gobierno regional, la socialdemócrata Malu DreyerCHRISTOF STACHE / POOLEFE

La canciller alemana, Angela Merkel, ha dado un ejemplo de unidad y cohesión en un momento tan difícil para Alemania debido a las inundaciones que han dejado casi 200 muertos y cientos de desaparecidos. La dirigente prometió ayuda urgente para los damnificados tras recorrer varios puntos del estado federado de Renania-Palatinado con la jefa de ese gobierno regional, Malu Dreyer.

Durante ese trayecto, Merkel dio la mano a Dreyer y juntas caminaron por algunos de los lugares más afectados. En la foto se ve a las dos mandatarias agarradas una a la otra dando una imagen de cohesión frente a la catástrofe. Dreyer, socialdemócrata y una política muy bien valorada por sus conciudadanos, tiene movilidad reducida, puesto que sufre esclerosis múltiple desde 1995. Esto no fue un obstáculo para que andara en algunos tramos recostada en el brazo de la canciller, quien además expresó reiteradamente su respaldo a su gestión de la crisis a escala regional. Dreyer utiliza para desplazamientos más largos un triciclo eléctrico, pero a menudo se permite que la apoyen en viajes más cortos, como hizo este domingo Merkel.

Las fotos de los dos, compartidas por usuarios en Twitter, cosechó miles de “me gusta” en las redes sociales. “Aquí vemos a la canciller sosteniendo la mano de la señora Dreyer. Y no es necesario saber mucho más sobre esta clase de mujeres“, comentó Carlo Masala, profesor de Política Internacional en la Universidad Bundeswehr de Múnich.

Juntas hablaron con bomberos, voluntarios, soldados y equipos de protección civil, se interesaron por aspectos más técnicos de sus tareas -algo habitual en la canciller- y respondieron ante una conferencia de prensa que incluyó preguntas incómodas de algún ciudadano sobre los déficits no tan puntuales de la región.

Fue el contrapunto a la mala imagen dejada el día anterior por el primer ministro regional y candidato a la Cancillería, Armin Laschet, quien tuvo que pedir disculpas en su cuenta en Twitter ante el revuelo produjo por las imágenes en que aparecía riéndose, al fondo, mientras el presidente expresaba su consternación por la tragedia. Laschet, aspirante a la Cancillería por el bloque conservador de Merkel, sumó así otro lamparón sobre su credibilidad. Su gestión en los momentos peores de la pandemia había sido errática e incluso entró en confrontación con la línea cautelosa de la canciller en sus prisas para acelerar la reapertura de la vida pública.

La de Merkel era segunda visita de alto rango a las regiones castigadas por las inundaciones, tras la que ayer, sábado, realizó el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, al “Land” de Renania del Norte-Westfalia. Ahí se reunió con el primer ministro regional y candidato a la Cancillería, Armin Laschet.

La presión de las aguas ha remitido en el oeste alemán, donde desde ayer no ha habido precipitaciones importantes. En ambos estados federados se procede ya a las labores de desescombro y reforzamiento de diques y canales, así como a restablecer los servicios básicos.

En cambio, la situación se ha vuelto más tensa en Sajonia -este- y Baviera -sur-, donde se han producido algunos desbordamientos tras días de lluvias persistentes y han sido evacuados vecinos de algunas poblaciones. En una población de la Alta Baviera se han notificado ya dos víctimas mortales.