Alemania y Estados Unidos llegan a un acuerdo para la construcción del gasoducto Nord Stream 2

La Administración Biden se había opuesto inicialmente al considerar que era una iniciativa que impulsaría a Rusia

Ambos países han apuntado a un "compromiso para garantizar que Rusia no hará un mal uso de ningún oleoducto, incluido Nord Stream 2, para lograr fines políticos agresivos". REUTERS
Ambos países han apuntado a un "compromiso para garantizar que Rusia no hará un mal uso de ningún oleoducto, incluido Nord Stream 2, para lograr fines políticos agresivos". REUTERSHannibal HanschkeREUTERS

Estados Unidos y Alemania han alcanzado un acuerdo que permitirá finalizar el proyecto del gasoducto Nord Stream 2 al que inicialmente se opuso la Administración del presidente Joe Biden al considerar que se trataba de una iniciativa que Rusia podría usar para ganar influencia.

En una declaración conjunta de Estados Unidos y Alemania sobre el apoyo a Ucrania, la seguridad energética europea y los objetivos climáticos, ambos países han apuntado a un “compromiso” que está “diseñado para garantizar que Rusia no hará un mal uso de ningún oleoducto, incluido Nord Stream 2, para lograr fines políticos agresivos utilizando la energía como arma”.

Asimismo, un alto funcionario del Departamento de Estado ha indicado que si bien Washington continúa oponiéndose al gasoducto, que califica como “un proyecto de influencia maligna geopolítica rusa”, ha llegado “al juicio de que las sanciones no detendrían su construcción”.

“Nos arriesgamos a socavar una alianza crítica con Alemania , así como con la Unión Europea y otros aliados europeos”, ha advertido el alto funcionario para defender el acuerdo, que contempla la toma de “medidas rápidas” por parte de Alemania para evitar que Moscú utilice el proyecto para aumentar la dependencia europea de sus suministros energéticos.

En concreto, Berlín ha acordado tomar una serie de medidas destinadas a mitigar los riesgos para la seguridad energética europea, de Ucrania y países de la UE y la OTAN cercanos a fronteras rusas. En el pasado, Rusia cortó el suministro de energía a otros países, incluida Ucrania, ha recordado al respecto CNN.

El paquete de medidas está diseñado para abordar "las causas fundamentales de esos riesgos", "el uso de la energía por parte de Rusia como arma geopolítica y la vulnerabilidad de países como Ucrania, que dependen del gas ruso y las tarifas de tránsito, a las actividades malignas rusas".

"A lo largo de este proceso, tanto nosotros como nuestros socios alemanes hemos consultado estrechamente con Ucrania y Polonia, así como con otros países que se verían perjudicados por este proyecto sobre sus preocupaciones, que hemos tenido en cuenta", ha explicado el alto funcionario estadounidense sobre el acuerdo.

Igualmente, se ha referido a que en la declaración conjunta se envía un “mensaje claro” de que Estados Unidos y Alemania “no tolerarán que Rusia utilice la energía como arma geopolítica en Europa o intensifique su agresión contra Ucrania”. ”Estamos comprometidos a trabajar junto con nuestros aliados y socios para imponer costos significativos a Rusia, incluso en las áreas de sanciones y flujos de energía, si se involucra en estas actividades malignas”, ha agregado. También, ha incidido en que tanto Washington como Berlín saben que “se necesitará mucho tiempo y recursos” para que Ucrania “ponga fin a su dependencia de la energía rusa”.

En este sentido, en el marco del acuerdo, Alemania se ha comprometido a nombrar un enviado especial y utilizar “su apalancamiento disponible en el período antes de que el proyecto del Nord Stream 2 entre en funcionamiento”, con el objetivo de ayudar a Ucrania a “negociar una extensión de su contrato de tránsito de gas con Rusia mucho más allá de 2024”.

“Esta extensión propuesta, cuya negociación apoyará activamente Estados Unidos, preservaría los flujos de gas y los ingresos por tránsito que, de otro modo, Ucrania podría perder una vez que el gasoducto entre en funcionamiento, posponiendo los impactos negativos del gasoducto en Ucrania y otros países de tránsito como Eslovaquia”, ha señalado el alto funcionario.

Medidas acordadas

Respecto a las medidas acordadas, el alto funcionario ha dicho que como parte de la Asociación de Energía y Clima entre Estados Unidos y Alemania, la nación europea se ha comprometido a crear y administrar un Fondo Verde de 1.000 millones de dólares (más de 848 millones de euros) en apoyo a la transición energética, la eficiencia energética y la seguridad energética de Ucrania.

“Los objetivos del fondo serán promover el uso de energía renovable, facilitar el desarrollo de hidrógeno, aumentar la eficiencia energética, acelerar la transición del carbón y fomentar la neutralidad de carbono”, ha precisado.

Para impulsar este fondo, Alemania proporcionará una donación inicial de al menos 150 millones de euros y trabajará para extender ese compromiso en los próximos años presupuestarios. Según ha desgranado el alto funcionario, Estados Unidos trabajará con Alemania para respaldar los objetivos del fondo con programas de asistencia y apoyo de políticas, además de ayudar a promover y respaldar inversiones en el fondo.

En segundo lugar, Alemania también se ha comprometido con un “paquete de resiliencia” de 60 millones de euros para apoyar la seguridad energética en Ucrania, con pautas para “salvaguardar el flujo inverso, facilitar la integración de la red eléctrica, desarrollar la capacidad cibernética para infraestructura crítica y apoyar la modernización y reforma de sector energético”.

“A la luz de los efectos adversos que Nord Stream 2 tendría en los estados miembros de la Unión Europea de Europa Central y Oriental, Alemania también mejorará su compromiso con la Iniciativa Three Seas, con miras a invertir en proyectos relacionados o parte de la iniciativa. Esto se suma a los 1.500 millones de euros que Alemania invertirá en proyectos energéticos como parte del presupuesto de la UE entre 2021 y 2027”, ha destacado también el alto funcionario estadounidense.

Por último, Alemania también se ha comprometido a implementar "la letra y el espíritu" del Tercer Paquete de Energía de la UE con respecto a Nord Stream 2, que "apoyará los principios de diversidad y seguridad de suministro dentro de los mercados de energía de la UE".

“Estas medidas ayudarán a prevenir el peor de los casos: un Nord Stream 2 operativo sin protección de sus efectos adversos para Ucrania, los países de primera línea de la OTAN y la UE, y la seguridad energética europea en su conjunto”, ha insistido el alto funcionario.

Rusia rechaza la “tonalidad hostil”

El embajador de Rusia en Estados Unidos, Anatoli Antonov, ha rechazado las acusaciones a Rusia recogidas en la declaración de Alemania y Estados Unidos. ”La tonalidad hostil dirigida a nuestro país contradice fundamentalmente el espíritu de las conversaciones de dos presidentes en Ginebra el 16 de junio”, ha lamentado en un comunicado recogido por la agencia de noticias rusa TASS.

Asimismo, ha criticado que los “intentos” de presentar a Moscú como un “agresor” y un país “involucrado en actividades malignas” se han convertido “durante mucho tiempo” en “la tarjeta de presentación de los rusófobos”.

“Las amenazas contra nosotros son infundadas e inútiles”, ha continuado, para defender que Rusia “nunca” ha infligido las entregas de recursos energéticos. ”Rechazamos cualquier acusación en ese sentido. Consideramos estos intentos como nada más que una competencia sin escrúpulos”, ha sentenciado Antonov.