Italia introduce el pasaporte Covid en espacios públicos

El Consejo de Ministros aprobó un decreto en el que además se amplía el estado de emergencia por cinco meses más, hasta el 31 de diciembre

Una mujer muestra un certificado con sus vacunas contra el COVID-19 en regla para acceder a un local en Sansenxo, pasadas las 01:00 horas, a 17 de julio de 2021, en Pontevedra, Galicia (España). EP
Una mujer muestra un certificado con sus vacunas contra el COVID-19 en regla para acceder a un local en Sansenxo, pasadas las 01:00 horas, a 17 de julio de 2021, en Pontevedra, Galicia (España). EPBeatriz Ciscar Europa Press

Los expertos lo advierten desde hace semanas: con más del 50% de la población mayor de 12 años inmunizada con la pauta completa, en Italia será difícil convencer a quienes todavía no se han vacunado. No hay escasez de sueros, sino desconfianza. Por eso, el Gobierno de Mario Draghi ha aprobado un decreto que introduce el uso del pasaporte sanitario en espacios públicos para incentivar la vacunación de los indecisos.

A partir del próximo 5 de agosto, los italianos deberán demostrar haber sido vacunados para entrar al cine y al teatro, asistir a conciertos, participar en eventos y competiciones deportivas, o entrar en piscinas, gimnasios, parques de atracciones y salas de juegos. El documento digital será imprescindible para acceder al interior de bares y restaurantes siempre que se consuma en la mesa, mientras que no será necesario en las terrazas o en la barra de los locales. Italia sigue así el ejemplo de la vecina Francia para tratar de cercar a los ‘no vacunados’ pero, a diferencia del país galo, en Italia bastará con una sola dosis, un test negativo o haber pasado la enfermedad en los últimos seis meses.

La variante Delta está provocando un aumento exponencial de los contagios en el país transalpino, que este jueves registró 5.057 nuevos positivos y 15 fallecidos. El Gobierno no excluye introducir nuevas restricciones en las próximas semanas, incluida la obligatoriedad de llevar mascarillas al aire libre en las zonas consideradas de riesgo moderado. Y, de momento, prorrogó hasta el 31 de diciembre el estado de emergencia vigente, que finaliza el 31 de julio. El nuevo decreto cambia, además, los parámetros que identifican los niveles de riesgo de las regiones. A partir de ahora, el principal criterio será la tasa de hospitalización.

“La economía italiana se está recuperando a un ritmo mayor que en otros países europeos”, celebró el primer ministro, Mario Draghi, durante la rueda de prensa en la que se anunciaron las nuevas medidas. “Invito a todos los italianos a vacunarse y hacerlo ya para protegerse a sí mismos y a sus familias. No se trata de una decisión arbitraria, sino una condición para tener abiertas las actividades económicas”, añadió.

En Italia, 28,5 millones de ciudadanos ya han recibido la pauta de vacunación completa, el equivalente al 52,83% de la población de más de 12 años. En total, se han administrado más de 63.284.800 dosis. No obstante, los expertos advierten del riesgo del alto número de personas que no tienen intención de vacunarse. Entre ellos se encuentran muchos profesores, por lo que el Ejecutivo podría introducir en las próximas semanas la vacunación obligatoria para el perso