Orban fija para finales de año o principios de 2022 el referéndum sobre la ley anti LGTBI

La normativa, que limita la enseñanza sobre la homosexualidad y las cuestiones transgénero en las escuelas, ha significado un nueva brecha entre Hungría y la UE

El primer ministro húngaro, Viktor Orban, junto a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en Bruselas
El primer ministro húngaro, Viktor Orban, junto a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en BruselasFrancois LenoirREUTERS

El Gobierno húngaro celebrará un referéndum sobre su polémica normativa que limita la enseñanza de temas relacionados con la homosexualidad y las cuestiones transgénero en las escuelas a finales de este año o principios de 2022, según confirmó este jueves el jefe de gabinete del primer ministro Viktor Orban.

El «premier» ya anunció el miércoles su plan de celebrar el referéndum, un proyecto que intensifica su desafío con la Unión Europea. La semana pasada, la Comisión Europea inició acciones legales sobre las medidas, que se han incluido en enmiendas a las leyes de educación y protección infantil.

Si tiene éxito, Bruselas podría retrasar la financiación de Hungría mientras se mantengan las restricciones. “Para Hungría, hay muchos más argumentos a favor de la adhesión a la Unión Europea que en su contra. Unirse a la UE fue la decisión correcta, fue en nuestro interés nacional y sigue siendo así”, afirmó Gergely Gulyas, jefe de gabinete de Orban, durante una rueda de prensa.

Sin embargo, indicó que Hungría creía que tenía derecho a comentar sobre lo que él llamó “las reglas del club” y tomar decisiones por su cuenta en asuntos en los que no entregó la autoridad a las instituciones de la UE.

Gulyas señaló que Hungría todavía estaba en conversaciones con la Comisión Europea, el ejecutivo de la UE, sobre su plan de recuperación nacional y estaba buscando un acuerdo. Pero agregó que el gobierno iniciaría proyectos de prefinanciación con el presupuesto nacional.

La Comisión Europea enumeró serias preocupaciones sobre el estado de derecho en Polonia y Hungría en un informe el martes que podría ayudar a decidir si recibirán miles de millones de euros en fondos de la UE para ayudar a recuperarse de la pandemia de coronavirus.