Macron cambia de número de teléfono a la luz del caso Pegasus

El presidente francés ha ordenado la apertura de una investigación en torno al supuesto espionaje contra periodistas y políticos, él incluido, a través del software

Más de 50.000 políticos, periodistas, activistas y abogados han sido víctimas de espionaje por parte de varios regímenes autoritarios. AP
Más de 50.000 políticos, periodistas, activistas y abogados han sido víctimas de espionaje por parte de varios regímenes autoritarios. APJohn ThysAP

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, cambió su teléfono y su número telefónico a la luz del caso de Pegasus, dijo un funcionario de la presidencia, en una de las primeras acciones concretas anunciadas en relación con el escándalo. El funcionario dijo que no había confirmación de que el teléfono de Macron hubiera sido pirateado. “Es solo seguridad adicional”, dijo el funcionario a Reuters.

Macron ha ordenado la apertura de una investigación en torno al supuesto espionaje contra periodistas y políticos, él incluido, a través del software Pegasus, de fabricación israelí, según ha indicado el primer ministro francés, Jean Castex. Este ha reiterado en una entrevista concedida a la cadena de televisión TF1 que “si los hechos se demuestran, son graves”. “Es necesario que analicemos esto de forma más precisa debido a la potencial gravedad (para saber) cuál es la realidad y el grado de ‘infección’”, ha dicho.

“El presidente de la República ha ordenado toda una serie de investigaciones. Sería irresponsable por nuestra parte hablar de estas cosas sin saber exactamente la situación y las medidas que podrían ser llevadas a cabo por nuestra parte”, ha remachado el primer ministro.

Más de 50.000 políticos, periodistas, activistas y abogados han sido víctimas de espionaje por parte de varios regímenes autoritarios, que habrían utilizado el software Pegasus, de la compañía israelí NSO. Hasta 45 países con teléfonos “infectados” con el programa de espionaje, que principalmente surgió para combatir el terrorismo y la alta delincuencia, se han visto afectados. Tales como México, India, Arabia Saudí, Hungría o Marruecos, así como Francia, entre otros, y ha supuesto las reacciones de varias personas de interés.

Unos 50.000 números de teléfono fueron enviados por los distintos clientes para su posible seguimiento. Le Monde añade que Pavel Durov, fundador de Telegram, no ha respondido a las peticiones de comentarios o para verificar si el terminal fue efectivamente infectado por Pegasus, y precisa que la solicitud de inclusión de su número corresponde a cuando Telegram instaló su sede en Dubai. Entre otros afectados por el espionaje de sus teléfonos podría figurar el rey de Marruecos o el actual presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

Por otra parte, la Fiscalía marroquí ordenó en el día de ayer a la Policía Judicial abrir una investigación sobre las acusaciones de espionaje contenidas en los informes aparecidos, sugiriendo “determinar las circunstancias que rodean la publicación de esas acusaciones y establezca las responsabilidades, así como las consecuencias jurídicas que se desprenden a la luz de los resultados de la investigación”.