Las princesas emiratíes Latifa y Haya también fueron objetivos potenciales del espionaje de Pegasus

Amnistía Internacional asegura que los números de teléfono de ambas princesas fueron incluidos por clientes del software espía israelí, el cual podría haber sido utilizado contra Latifa y Haya

La princesa Latifa Al Maktoum, hija del emir Mohammed bin Rashid Al Maktoum, en una imagen de archivo
La princesa Latifa Al Maktoum, hija del emir Mohammed bin Rashid Al Maktoum, en una imagen de archivoFREE LATIFA CAMPAIGN HANDOUTEFE

Las princesas Latifa Al Maktoum, una de las hijas del emir de Dubái, y Haya Bint Al Husein de Jordania, la sexta esposa del millonario mandatario emiratí, han sido “objetivos potenciales” de los clientes del software espía Pegasus, de la compañía israelí NSO Group, informó hoy Amnistía Internacional.

La organización, que está prestando apoyo técnico a un consorcio de medios internacionales coordinados por la organización francesa Forbidden Stories para la investigación del caso, afirmó en un comunicado que “los números de teléfono de las princesas emiratíes (...) fueron incluidos como objetivos potenciales” por clientes de Pegasus.

La directora de Amnesty Tech, Rasha Abdul Rahim, dijo en la nota que “estas impactantes revelaciones parecen implicar a NSO Group en el catálogo de violaciones de derechos humanos infligidos a la princesa Latifa y a la princesa Haya”.

Latifa Al Maktoum denunció hace unos meses que está retenida como “rehén” en una villa, tras haber intentado huir de su país en 2018 y teme por su vida, mientras que en 2019 Haya viajó a Reino Unido y pidió protección para ella y dos de sus hijos del emir de Dubái, Mohammed bin Rashid Al Maktoum.

“El software espía Pegasus de NSO Group potencialmente ayudó a despojar a la princesa Latifa de su libertad; puede haberle dado a sus captores las herramientas que necesitaban para piratear su teléfono y localizarla”, apuntó Amnistía en la nota.

Asimismo, señaló que Pegasus podría haber sido utilizado contra la princesa Haya y “muchos de sus asociados” después de que “hablara en apoyo de la princesa Latifa”. Sin embargo y a pesar de las “nuevas evidencias”, Amnistía “no pudo realizar un análisis forense en sus teléfonos para confirmar si fueron atacados o si se instaló con éxito el software espía”, según la nota.

Según reveló la reciente investigación, hasta 50.000 números telefónicos podrían haber sido notificados a NSO por parte de Gobiernos de una decena de países (entre ellos México, Marruecos, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Baréin o Hungría) para su posible espionaje a través del programa Pegasus.

Al menos 1.000 contactos habrían sido identificados, entre ellos 65 altos cargos de empresas, 85 activistas de derechos humanos, 189 periodistas y más de 600 políticos, incluidos jefes de Estado y de Gobierno.

Según el diario “The Washington Post”, que participa en la investigación, los líderes de Oriente Medio afectados son el presidente de Irak, Barham Saleh, el ex primer ministro libanés Saad Hariri y el primer ministro de Egipto, Mustafa Madbuli.