Estados Unidos advierte que China está construyendo varios campos de silos para misiles nucleares

La Federación de Científicos de Estados Unidos alerta de este repunte de la fuerza armamentística del país asiático

El sitio de Hami fue descubierto por primera vez por Matt Korda, investigador asociado del Proyecto de Información Nuclear de la Federación de Científicos Estadounidenses, utilizando imágenes de satélite comerciales. FAS
El sitio de Hami fue descubierto por primera vez por Matt Korda, investigador asociado del Proyecto de Información Nuclear de la Federación de Científicos Estadounidenses, utilizando imágenes de satélite comerciales. FASLa Razón (Custom Credit)

FAS, la Federación de Científicos de Estados Unidos, ha alertado de un posible repunte de la fuerza armamentística de China, después de que el país asiático esté construyendo un nuevo campo de silos para misiles nucleares, el cual sería su segundo recinto.

Este descubrimiento sigue el informe que apareció en China en el que se da lugar a que se están construyendo 120 silos militares cerca de Yumen, en la provincia de Gansu. El otro campo de misiles está situado a 380 kilómetros al noroeste de este nuevo campo, cerca de la ciudad de Hami, al este de Xinjiang, que comenzó a construirse el pasado mes de marzo.

El sitio de Hami fue descubierto por primera vez por Matt Korda, investigador asociado del Proyecto de Información Nuclear de la Federación de Científicos Estadounidenses, utilizando imágenes de satélite comerciales. Estos silos están colocados en un patrón de cuadrícula casi perfecto, aproximadamente a tres kilómetros de distancia con instalaciones de apoyo adyacentes. De forma muy parecida es el campo de Yumen, y también son muy similares al área de capacitación de Jilatai, en Mongolia.

Al igual que Yumen, Hami se extiende por un área de aproximadamente 800 kilómetros cuadrados. El número de nuevos silos chinos en construcción supera el número de misiles balísticos intercontinentales basados en silos operados por Rusia, y más de la mitad del tamaño de toda la fuerza de misiles balísticos intercontinentales de Estados Unidos. Los 250 nuevos silos en construcción se suman a la fuerza de aproximadamente 100 lanzadores de misiles balísticos intercontinentales móviles por carretera que PLARF despliega en más de una docena de bases. Sin lugar a dudas, el programa chino de silos de misiles constituye la construcción de silos más extensa desde la construcción de silos de misiles de Estados Unidos y la Unión Soviética durante la Guerra Fría.

China podría temer, además, que sus silos sean fácilmente atacables, así como el sistema de defensa estadounidense. FAS FOTO: La Razón (Custom Credit)

No está claro cómo China operará los nuevos silos, si los cargará a todos con misiles o si una parte se utilizará como señuelos vacíos. Tampoco están claras las posibles razones por las que China está construyendo nuevos silos. Lo que sí parece es que China no se quiere quedar detrás de otros países que están jugando a mejorar su armamento nuclear y sus capacidades de defensa ante cualquier ataque, como Rusia, Estados Unidos o India. Probablemente, Xi Jinping busque garantizar supervivencia de la capacidad de represalia nuclear, aumentar la preparación de la fuerza de misiles balísticos o una transición a una posición de misiles en tiempo de paz, así como un prestigio nacional y un equilibrio de la fuerza de misiles balísticos intercontinentales. En definitiva, un repunte de la capacidad de ataque nuclear de China.

Cuando la administración Bush decidió retirarse del Tratado de Misiles Anti-Balísticos en 2002, varios funcionares declararon que la desaparición del tratado sería muy desestabilizados. Casi 20 años después, los efectos secundarios secundarios son claros.

A finales de 2021 o principios de 2022, las partes del Tratado de No Proliferación Nuclear se reunirán para revisar el progreso del tratado. Será complicado ver cómo la construcción de casi 250 silos de misiles nucleares es consistente con la obligación de China de “proseguir las negociaciones de buena fe sobre medidas efectivas relacionadas con el cese de la carrera de armamentos nucleares en una fecha temprana y el desarme nuclear”. Por otro lado, el acuerdo no prohíbe explícitamente a un país modernizar o incluso aumentar su arsenal nuclear, aunque la reducción o eliminación de armas nucleares son pilare clave del objetivo del tratado.

De momento, Estados Unidos ya ha alertado sobre este hecho, aunque el resto de países todavía no se ha manifestado con respecto a esto.