Revolución tecnológica

Así son los perros robots que podrían “deshumanizar” a la Policía

El puñado de agentes de policía que experimenta con estas máquinas cuadrúpedas afirma que no son más que otra herramienta, pero también puede deshumanizar al cuerpo policial

En Honolulu, el departamento de policía se gastó unos 150.000 dólares del dinero federal de ayuda a la pandemia para comprar su Spot a la empresa de robótica Boston Dynamics. IMAGEN DE ARCHIVO
En Honolulu, el departamento de policía se gastó unos 150.000 dólares del dinero federal de ayuda a la pandemia para comprar su Spot a la empresa de robótica Boston Dynamics. IMAGEN DE ARCHIVO DEEP ROBOTICS/PR NEWSWIRE DEEP ROBOTICS/PR NEWSWIRE

Si no tienes hogar y buscas un refugio temporal en la capital hawaiana, espera la visita de un perro policía robótico que te escaneará el ojo para asegurarse de que no tienes fiebre. Ésta es sólo una de las formas en que los organismos de seguridad pública están empezando a utilizar a Spot, el más conocido de una nueva categoría comercial de robots que trotan con una agilidad similar a la de los animales.

El puñado de agentes de policía que experimenta con estas máquinas cuadrúpedas afirma que no son más que otra herramienta, como los drones existentes y los simples robots con ruedas, para mantener al personal de emergencias alejado de los peligros mientras los exploran. Pero los vigilantes de la privacidad -del tipo humano- advierten que la policía se está apresurando en secreto a comprar los robots sin establecer garantías contra los usos agresivos, invasivos o deshumanizados.

En Honolulu, el departamento de policía se gastó unos 150.000 dólares del dinero federal de ayuda a la pandemia para comprar su Spot a la empresa de robótica Boston Dynamics para utilizarlo en una ciudad de tiendas de campaña gestionada por el gobierno cerca del aeropuerto.

“Como estas personas no tienen casa, se considera que está bien hacerlo”, dijo Jongwook Kim, director legal de la Unión Americana de Libertades Civiles de Hawai. “En algún momento volverá a salir a la luz para algún uso diferente cuando la pandemia haya terminado”.

El teniente en funciones Joseph O’Neal, de la unidad de extensión comunitaria del Departamento de Policía de Honolulu, defendió el uso del robot en una demostración ante los medios de comunicación a principios de este año. Afirmó que ha protegido a los agentes, al personal de los refugios y a los residentes escaneando la temperatura corporal entre las horas de las comidas en un refugio en el que las personas sin hogar podían estar en cuarentena y someterse a las pruebas de COVID-19. El robot también se utiliza para entrevistar a distancia a las personas que han dado positivo.

“No hemos tenido ni una sola persona que haya dicho: ‘Eso da miedo, eso es preocupante’”, dijo O’Neal. “No vamos por ahí escaneando arbitrariamente a la gente”. El uso de este tipo de robots por parte de la policía es todavía poco frecuente y no se ha probado, y no siempre ha sido bien recibido por el público. Las autoridades de Honolulu se enfrentaron a una reacción violenta cuando una organización de noticias local, Honolulu Civil Beat, reveló que la compra de Spot se había hecho con dinero de ayuda federal.

A finales del año pasado, el Departamento de Policía de Nueva York empezó a utilizar Spot tras pintarlo de azul y rebautizarlo como “Digidog”. Pasó casi desapercibido hasta que los neoyorquinos empezaron a verlo en la naturaleza y a publicar vídeos en las redes sociales. Spot se convirtió rápidamente en una sensación, provocando una protesta pública que llevó al departamento de policía a devolver abruptamente a Digidog a su fabricante.

“Esto es algo de Robocop, es una locura”, fue la reacción en abril del diputado demócrata Jamaal Bowman. Fue uno de los políticos neoyorquinos que se pronunció después de que un vídeo ampliamente compartido mostrara al robot pavoneándose con los agentes de policía que respondían a un informe de violencia doméstica en un edificio de viviendas públicas de Manhattan.

Días más tarde, tras un nuevo escrutinio por parte de los funcionarios electos de la ciudad, el departamento dijo que ponía fin a su contrato de arrendamiento y devolvía el robot. El costoso aparato llegó sin previo aviso ni explicaciones, según los funcionarios, y se desplegó en viviendas públicas ya excesivamente vigiladas. El uso del canino de alta tecnología también chocó con los llamamientos de Black Lives Matter para desfinanciar las operaciones policiales y reinvertir en otras prioridades.

La empresa que fabrica los robots, Boston Dynamics, dice que ha aprendido del fiasco de Nueva York y está tratando de explicar mejor al público -y a sus clientes- lo que Spot puede y no puede hacer. Esto es cada vez más importante, ya que Boston Dynamics pasa a formar parte del fabricante de automóviles surcoreano Hyundai Motor Company, que en junio cerró un acuerdo de 880 millones de dólares para adquirir una participación mayoritaria en la empresa de robótica.

“Uno de los grandes retos es describir con precisión el estado de la tecnología a personas que nunca han tenido una experiencia personal con ella”, dijo en una entrevista Michael Perry, vicepresidente de desarrollo de negocios de Boston Dynamics. “La mayoría de la gente aplica nociones de ciencia ficción a lo que hace el robot”.

Para uno de sus clientes, la policía nacional holandesa, explicar la tecnología incluye hacer hincapié en que Spot es un robot muy bueno: bien educado y no tan inteligente después de todo. “No piensa por sí mismo”, dice Marjolein Smit, directora de la unidad de operaciones especiales de la policía nacional holandesa, sobre el robot teledirigido. “Si le dices que vaya a la izquierda, irá a la izquierda. Si le dices que se detenga, se detendrá”.

A principios de este año, su división policial envió su Spot al lugar de una explosión mortal de un laboratorio de drogas cerca de la frontera belga para comprobar si había productos químicos peligrosos y otros riesgos.

Perry afirmó que las directrices de uso aceptable de la empresa prohíben que el Spot se convierta en un arma o en algo que viole las leyes de privacidad o de derechos civiles, lo que, según él, deja a la policía de Honolulu en paz. Todo ello forma parte de un esfuerzo de un año de Boston Dynamics, que durante décadas ha dependido de subvenciones de investigación militar, para hacer que sus robots parezcan más amigables y, por tanto, más aceptables para los gobiernos locales y las empresas orientadas al consumidor.

Por el contrario, un rival menos conocido, Ghost Robotics, con sede en Filadelfia, no tiene reparos en la fabricación de armas y suministra sus robots con forma de perro a varias ramas del ejército estadounidense y sus aliados.

“Es simplemente plug and play, todo lo que quieras”, dijo el director general de Ghost Robotics, Jiren Parikh, que criticó los principios éticos declarados por Boston Dynamics como “moral selectiva” debido a la pasada implicación de la empresa con el ejército.

Parikh añadió que su empresa no comercializa sus robots cuadrúpedos a los departamentos de policía, aunque dijo que tendría sentido que la policía los utilizara. “Es básicamente una cámara en un dispositivo móvil”, dijo.

En la actualidad hay unos 500 robots Spot en circulación. Perry explicó que las empresas de servicios públicos los utilizan habitualmente para inspeccionar zonas de alta tensión y otras áreas peligrosas. Spot también se utiliza para vigilar obras de construcción, minas y fábricas, equipados con cualquier sensor necesario para el trabajo.

La mayoría de las veces lo controlan los humanos, aunque sólo tienen que indicarle la dirección a la que debe dirigirse y puede subir escaleras o atravesar terrenos difíciles de forma intuitiva. También puede funcionar de forma autónoma, pero sólo si ya ha memorizado una ruta asignada y no hay demasiados obstáculos sorpresa.

“El primer valor que la mayoría de la gente ve en el robot es sacar a una persona de una situación de peligro”, dijo Perry.

Kim, de la ACLU en Hawái, reconoció que podría haber muchos usos legítimos para estas máquinas, pero dijo que abrir la puerta a los robots policiales que interactúan con las personas probablemente no es una buena idea. Señaló cómo la policía de Dallas en 2016 pegó explosivos en un robot con ruedas para matar a un francotirador, alimentando un debate en curso sobre los “robots asesinos” en el ámbito policial y bélico.

“Existe el potencial de que estos robots aumenten la militarización de los departamentos de policía y la utilicen de manera inaceptable”, dijo Kim. “Quizá no sea algo que queramos que tengan las fuerzas del orden”.