Taiwán dice que China quiere emular a los talibanes con autoritarismo y crímenes

El abandono de Estados Unidos de Afganistán abre un intenso debate dentro de la isla de formosa sobre la solidez de la protección estadounidense ante una invasión china

Una banda militar china celebra el 100 aniversario del Partido Comunista Chino en Pekín
Una banda militar china celebra el 100 aniversario del Partido Comunista Chino en PekínNg Han GuanAP

La rápida caída del Gobierno afgano respaldado por Estados Unidos ha provocado un acalorado debate en Taiwán sobre si podrían sufrir el mismo destino que una invasión china, mientras que los medios estatales en China han dicho que el destino de Kabul mostró a Taiwán que no puede confiar en Washington.

Escribiendo en un tuit al Departamento de Estado de EE UU en el que se hacía un llamamiento a China para que deje de presionar a la isla, el ministro de Relaciones Exteriores de Taiwán, Joseph Wu, expresó su agradecimiento a Estados Unidos por defender los deseos y los mejores intereses del pueblo de Taiwán.

“Incluyen democracia y libertad del comunismo, autoritarismo y crímenes contra la humanidad”, dijo Wu.

“China sueña con emular a los talibanes, pero permítanme ser franco: tenemos la voluntad y los medios para defendernos”, agregó Wu, sin dar más detalles.

Silencio en Pekín

No hubo respuesta inmediata de China, cuya Oficina de Asuntos de Taiwán no respondió a las llamadas en busca de comentarios de Reuters.

China ha tratado de establecer vínculos con los talibanes a pesar de sus propias preocupaciones sobre el posible efecto expansivo que pudiera tener la victoria de los fundamentalistas con los extremistas islamistas que operan en Xinjiang, la región china.

Afganistán se ha convertido en el tema más reciente por el que se han enfrentado Taiwán y China.

Taiwán se ha quejado del aumento de la presión diplomática y militar china en los últimos meses, incluidos los repetidos ejercicios de la fuerza aérea y la armada cerca de la isla, lo que generó preocupación en Washington y otras capitales occidentales.

Taiwán es una democracia bulliciosa cuyo pueblo ha mostrado poco interés en ser gobernado por la autocrática China.

Pekín también se ha enojado por el apoyo de Estados Unidos a Taiwán, incluso en ausencia de lazos diplomáticos formales entre Washington y Taipei, incluida la venta regular de armas de Estados Unidos.