Merkel asegura que Alemania tratará de proseguir las evacuaciones tras el 31 de agosto

La canciller confirma que Berlín mantiene contactos con los talibanes para continuar con aviones comerciales el rescate de afganos

La canciller también cuestionó si el acuerdo que Estados Unidos cerró con los talibanes no era muy «arriesgado»
La canciller también cuestionó si el acuerdo que Estados Unidos cerró con los talibanes no era muy «arriesgado»FILIP SINGEREFE

Angela Merkel aseguró ayer que los esfuerzos para evacuar a las personas en riesgo no deben concluir con el fin del actual puente aéreo. En una declaración de gobierno sobre Afganistán en el Bundestag, la canciller subrayó que la operación de evacuación debe continuar «tanto como sea posible» para «posibilitar la salida» de Afganistán a todas los afganos que se han posicionado por la democracia, el estado de derecho y el desarrollo y ahora, por ese motivo, se sienten amenazados por los talibanes.

En este punto, Merkel defendió los contactos que representantes del Gobierno alemán están manteniendo con los talibanes para facilitar la salida de los colaboradores locales, algo que los islamistas han prohibido, y señaló que actualmente todas las «fuerzas» y toda la «atención» están volcadas en la operación de evacuación alemana. Hasta el momento, Alemania ha evacuado a más de 4.600 personas de 45 naciones de Afganistán, entre ellas 3.700 afganos.

Merkel agregó que ahora otra cuestión importante es prestar ayuda humanitaria a los que más lo necesitan, tanto en Afganistán como en los países vecinos. Para ello, y según palabras de la canciller, Alemania está dispuesta a destinar además de los 100 millones de euros de ayuda inmediata, otros 500 millones de euros adicionales. Mientras algunos partidos opositores piden una comisión parlamentaria de investigación, Merkel pidió «tiempo» para poder analizar lo sucedido en Afganistán.

La canciller se preguntó qué pudo haber fallado y señaló, entre interrogantes, algunas hipótesis: desde unos objetivos demasiado ambiciosos y unas grandes diferencias históricas y culturales, a la corrupción y la debilidad del ejército afgano, pasando por la falta de compromiso occidental. Al respecto, algunos analistas alemanes se preguntaron ayer si Merkel ha estado a la altura del acontecimiento y otros, recogidos por el informativo “Tagesschau” de la televisión pública alemana, aseguraron que “Merkel como la líder de occidente perdió esta oportunidad”.

La canciller también cuestionó si el acuerdo que Estados Unidos cerró con los talibanes no era muy «arriesgado» al fijar fechas concretas para la retirada de las tropas y advirtió de que no debe perderse de vista que Afganistán se puede convertir de nuevo en un lugar de amenaza del terrorismo internacional.