Así es la peligrosa rama del Estado Islámico que amenazó con atentar en Afganistán

La comunidad internacional teme atentados terroristas por parte de ISIS-K durante las evacuaciones

Una pintada en una pared con el nombre del Estado Islámico en inglés/Reuters
Una pintada en una pared con el nombre del Estado Islámico en inglés/Reuters

Países como Estados Unidos o Australia, entre otros, han alertado de la “elevada amenaza de un atentando terrorista” en los alrededores de Afganistán. Otros como Bélgica, Países Bajos o Polonia ya han abandonado sus labores de rescate en el país asiático debido a esta intimidación. Y Reino Unido o Alemania se están planteando irse antes de tiempo la región por temor a un posible ataque. Todos estos países, y más de la comunidad internacional, se han visto agitados por ISIS-K, la rama del Estado Islámico que opera en esta zona y que ahora “se está frotando las manos” con la llegada de los talibanes al poder.

El presidente estadounidense, Joe Biden, fue informado de los planes de contingencia para la evacuación de Afganistán, así como de la amenaza del grupo militante ISIS-K, según la Casa Blanca. “Sabemos que ISIS-K está tratando de atacar el aeropuerto de Kabul y tanto a Estados Unidos como a las fuerzas aliadas”, alertaba.

ISIS-K es una de las alas del Estado Islámico, la cual fue fundada por primera vez en Siria e Irak. Su base está en Pakistán, y este grupo armado lanza ataques sobre el propio grupo talibán, a diferencia del grupo principal del ISIS, que ataca a otros países en el extranjero. Según esta rama terrorista, los talibanes no son lo suficientemente devotos del islam, por eso los atacan. Para ellos, los talibanes han traicionado al llamado “Califato” y está “compinchado con Estados Unidos”

Casi 100 atentados en Afganistán y Pakistán han sido cometidos por esta rama, todos ellos contra civiles. El último, el pasado 8 de mayo, después de que atacaran una escuela para niñas en Kabul, asesinando a 68 personas y dejando más de 150 heridos.

Los atentados de ISIS-K podría poner en peligro as evacuaciones, así como la vida de civiles y militares. De ahí que el Gobierno británico, uno de los primeros en avisar del peligro, alertara de que un ataque terrorista “altamente letal” podría ser perpetrado en el aeropuerto de Kabul de manera “inminente”, mientras prosiguen las operaciones de evacuación.

El Foreign Office insta ahora a sus ciudadanos que están esperando a ser evacuados a las afueras del aeródromo Hamid Karzai a que se marchen de ese área a una ubicación segura entre los temores a que un grupo terrorista afiliado a la organización Estado Islámico en Afganistán lleve a cabo dicha amenaza.

Las agencias internacionales de inteligencia están alertando a todos sus respectivos países y ciudadanos, ya que posiblemente se hayan infiltrado en el aeródromo, bien para huir del país, o bien para atentar tanto en uno de los aviones de evacuación como en el propio aeropuerto.

Infiltrados entre evacuados

Países como Reino Unido o Francia alertaron de que algunos se habían infiltrado entre los evacuados. Las autoridades francesas pusieron bajo vigilancia antiterrorista a cinco afganos evacuados desde Kabul este pasado fin de semana y este pasado lunes decidieron detener a uno de ellos después de que no respetase las medidas de control impuestas.

Por otro lado, seis evacuados desde Kabul por parte de las autoridades británicas fueron identificados como sospechosos de terrorismo ya que aparecen en lista conocida como “no fly” que les prohíbe subir a un bordo de un avión comercial rumbo al país. Además, los agentes fronterizos aseguran que otras cuatro personas han sido detectadas como una posible amenaza en los controles de seguridad realizados en el aeropuerto de la capital afgana.

Independientemente de que potenciales yihadistas puedan aprovecharse de la situación para llegar a suelo europeo en medio del caos de estas evacuaciones, también existe el peligro de que aumenten los ataques por parte de individuos ya radicalizados por Daesh.