La UE teme otra avalancha de inmigrantes desde Afganistán como la de sirios en 2015

Los ministros de Exteriores abordan un plan para gestionar el potencial aumento de flujos de refugiados desde Afganistán

Una mujer y su hijo caminan por la base estadounidense de Ramstein (Alemania)
Una mujer y su hijo caminan por la base estadounidense de Ramstein (Alemania) FOTO: RONALD WITTEK EFE

Nadie quiere en Bruselas volver a ver la oleada de migrantes buscando refugio en suelo europeo como sucedió en 2015, con la llegada de más de un millón de sirios que cruzaron las fronteras por Turquía para instalarse, en su mayoría, en suelo alemán, acogidos por decisión del gobierno de la canciller Angela Merkel.

Anticipándose a lo que puede venir, los ministros del Interior de la Unión Europea (UE) se reúnen este martes en Bruselas con vistas a coordinar su posición ante el potencial incremento en los flujos de refugiados desde Afganistán y tratar de desarrollar medidas que ayuden a evitar el escenario de 2015, principalmente motivado por la guerra civil en Siria.

El ángulo migratorio de la crisis afgana es el único punto en el orden del día para la reunión de titulares de Interior, que se verán en persona en Bruselas a partir de las 13.00 hora local y prevén emitir una declaración conjunta al término del encuentro.

“El objetivo es desarrollar una serie de medidas que ayuden a prevenir una repetición del escenario de 2015, cuando los Estados miembros enfrentaron una elevada presión migratoria”, dijo el ministro del Interior esloveno, Ales Hojs, al convocar este encuentro, en referencia al más de un millón de personas que pidieron asilo en algún país europeo aquel año, la mayoría sirios.

Eslovenia, que ostenta la presidencia semestral del Consejo de la UE, buscará “coordinar la posición de la UE sobre cómo responder al potencial impacto de la situación allí (Afganistán) en la situación de migración y seguridad de la UE”, según el ministro del Interior esloveno. La reunión se produce un día después de que EE.UU. haya dado este lunes por terminada su misión en Afganistán, tras 20 años de guerra, después de la salida de los últimos aviones con sus tropas.

Este martes era el día límite para la retirada de las tropas aliadas del aeropuerto de Kabul, que ha sufrido un grave atentado y donde en las últimas semanas se han reunido miles de ciudadanos, tanto afganos como de otros países, con el objetivo de salir de Afganistán.

En la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid) -que España ofreció como centro de recepción de evacuados- ha aterrizado un total de 2.051 afganos desde el aeropuerto de Kabul desde el pasado día 19, de los que 1.717 han pedido asilo en España.

Mientras, los Veintisiete están llamados a mostrar solidaridad para ir acogiendo a los afganos evacuados, algo que solo pueden hacer sobre una base voluntaria. Bruselas ha recalcado su intención de continuar proporcionando ayuda humanitaria a los afganos a través de las ONG que operan sobre el terreno mientras las condiciones lo permitan y ha anunciado que cuadruplicará su ayuda humanitaria al país este año hasta situarla por encima de los 200 millones de euros.

A este Consejo extraordinario de Interior han sido invitados, además, representantes de la Comisión Europea, el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), Frontex, Europol, la Oficina Europea de Apoyo al Asilo y el coordinador europeo contra el terrorismo.