Luz verde a los misiles de gran alcance de Seúl y a la “cúpula de hierro coreana”

Corea del Sur tendrá proyectiles “con mayor poder destructivo” y mayor ”efecto disuasorio frente a amenazas potenciales”

Vista de varios misiles norcoreanos Scud-B en el Museo Memorial de la Guerra de Corea, en Seúl, Corea del Sur, el 12 de febrero de 2017.
Vista de varios misiles norcoreanos Scud-B en el Museo Memorial de la Guerra de Corea, en Seúl, Corea del Sur, el 12 de febrero de 2017.

Corea del Sur desarrollará misiles de mayor alcance y capacidad destructiva después de que Seúl y Washington acordaran eliminar las restricciones sobre los proyectiles del país asiático, según muestra el plan presupuestario de defensa para el próximo lustro publicado hoy. El proyecto presupuestario para el periodo 2022-2026 publicado por el Ministerio de Defensa Nacional surcoreano explica que Seúl desarrollará misiles tierra-tierra “que puedan ser lanzados a mayor distancia, más potentes y más precisos”, según el extracto publicado hoy. Además, prevé la instalación de una Cúpula de Hierro coreana” como la que desarrolló Israel.

De acuerdo al fin de las limitaciones sobre el alcance de los misiles surcoreanos acordadas el pasado 21 de mayo, Seúl desarrollará proyectiles “con mayor poder destructivo”, que " tendrán un efecto disuasorio frente a amenazas potenciales e incrementarán la capacidad para alcanzar objetivos clave”.

Fuentes cercanas al asunto citadas por la agencia Yonhap indicaron que un misil tierra-tierra capaz de soportar una carga útil de unas tres toneladas y de recorrer entre 450 y 400 kilómetros está ya en su última fase de desarrollo.

El plan presupuestario contempla un gasto de unos 315.200 millones de wones (unos 273 millones de dólares) durante los próximos cinco años, lo que supone un incremento medio anual del 5,8 %. De ese monto, unos 106.700 millones (unos 93 millones de dólares) se destinarán a la mejora de capacidades técnicas, lo que implica un aumento medio anual del 8,3 %.

Los restantes 208.500 millones (180 millones de dólares) se emplearán para mejorar la eficiencia operativa en un momento en que Seúl planea recortar el número de miembros del ejercito activos para 2022 hasta los 500.000, lo que supondrán 118.000 menos que los que había en 2017.

El plan añade además una mejora de los sistemas de defensa contra misiles de medio y largo alcance que pasa por una actualización del sistema Patriot. También la instalación de un nuevo sistema para interceptar artillería de largo alcance para crear una “Cúpula de Hierro coreana”, según explica el texto en referencia al sistema que emplea el ejército israelí para interceptar cohetes. Este escudo no estará terminado hasta 2035 y tiene como objetivo proteger contra la artillería de largo alcance y lanzacohetes múltiples.

El proyecto se anuncia poco después de conocerse que Corea del Norte, que ya protestó en mayo por el fin a las restricciones a los misiles surcoreanos, aparentemente ha reactivado instalaciones para obtener combustible nuclear que puede utilizarse en bombas.

A principios de año el líder norcoreano, Kim Jong-un, enumeró una amplia lista de nuevos activos armamentísticos que aseguró que el régimen está ya desarrollando, incluyendo distintos tipos de misiles o un submarino de propulsión nuclear.