El antes y el después de la costa este de Estados Unidos tras una de las peores tormentas de su historia

Estados Unidos ha sufrido precipitaciones e inundaciones provocadas por una de las peores tormentas de la historia del continente

Una fotografía aérea realizada con un dron muestra los daños causados por el huracán Ida en Jean Lafitte, Luisiana, Estados Unidos, el 31 de agosto
Una fotografía aérea realizada con un dron muestra los daños causados por el huracán Ida en Jean Lafitte, Luisiana, Estados Unidos, el 31 de agosto FOTO: TANNEN MAURY EFE

El huracán Ida ha arrasado con la costa este de Estados Unidos. Al menos 42 personas han muerto en el país (36 de ellas en Nueva York y Nueva Jersey) como consecuencia del paso del ciclón, que tras degradarse a tormenta tropical, ha provocado precipitaciones sin precedentes y severas inundaciones.

Pero no solo ha causado daños personales. Las terribles lluvias ha inundado las calles, con hasta 20 centímetros acumulados en algunos puntos que ha destrozado paisajes, viviendas y edificios, lo que ha obligado al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a declarar el estado de emergencia en estas zonas. “Ha caído una lluvia récord en estos estados. Nueva York registró ayer más lluvia que lo que normalmente registra en todo el mes”, ha subrayado”, declaraba.

A la izquierda, Nueva Jersey a 25 de agosto. A la derecha, Nueva Jersey a 2 de septiembre.
A la izquierda, Nueva Jersey a 25 de agosto. A la derecha, Nueva Jersey a 2 de septiembre. FOTO: La Razón (Custom Credit)

Las comparativas fueron hechas por Maxar Technologies, representando, por un lado, cómo estaba la costa este de Estados Unidos antes de la llegada del huracán Ida, y, por su parte, cómo ha quedado después de su paso.

El agua acumulada toma tal altura que niños pueden subir las vallas que rodean sus hogares
El agua acumulada toma tal altura que niños pueden subir las vallas que rodean sus hogares FOTO: CAITLIN OCHS REUTERS

Desde el 29 de agosto, que entró por Nueva Orleans, Ida ha sembrado el pánico entre los estadounidenses, con especial fuerza el 1 y 2 de septiembre. La quinta tormenta más fuerte que ha azotado el territorio continental, recordando al huracán Katrina, que siguió un camino similar en 2005 y acabó con la vida de casi 2.000 personas. Sigue a las inundaciones generalizadas de comunidades en Louisiana y Mississippi a principios de esta semana.

A la izquierda, Loiusiana antes de la tormenta. A la derecha, después del paso de Ida
A la izquierda, Loiusiana antes de la tormenta. A la derecha, después del paso de Ida FOTO: La Razón (Custom Credit)

La magnitud se ha podido medir hoy en las declaraciones de la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, quien aseguró que es “la primera vez que ha habido una tromba de agua repentina de esta proporción” en el área, la comparó con tener “unas cataratas del Niágara en la calle” y reconoció “deficiencias en el drenaje” local. En Central Park, la lluvia registrada ha batido el anterior récord, que databa de 1927, y varias zonas de la ciudad han quedado sumergidas bajo el agua. Los servicios de transporte han quedado prácticamente paralizados en algunas áreas del noreste estadounidense. Solo en el aeropuerto de Newark se han cancelado más de 300 vuelos, con anulaciones también masivas en el caso de los aeródromos de JFK y La Guardia, en Nueva York.

Coches y demás vehículos quedan estancados por el nivel del agua.
Coches y demás vehículos quedan estancados por el nivel del agua. FOTO: Craig Ruttle AP
El metro de Nueva York, encharcado después de la gran cantidad de agua que inundó el suburbano
El metro de Nueva York, encharcado después de la gran cantidad de agua que inundó el suburbano FOTO: DPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

El gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, calificó de “extraordinario” y “trágico” el impacto de la tormenta, y adelantó que las tareas de recuperación “llevarán algún tiempo”. Los estragos causados en ambos estados han llevado al secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, a mostrarse “profundamente entristecido por las vidas perdidas y el daño causado por los devastadores y sin precedentes eventos climáticos”.

En ese estado se han visto barrios enteros sumergidos en la localidad de Cranford y evacuaciones de hogares tras el desbordamiento del río Passaic, cuyas aguas atraparon un vehículo en el que viajaban tres familiares, de los cuales falleció un hombre de 70 años, según el canal ABC 7.

En Connecticut, donde de momento no se lamentan fallecidos, la tormenta ha elevado los caudales de varios ríos y hay un policía estatal hospitalizado después de que su vehículo quedara atrapado por las aguas a la altura de la localidad de Woodbury, según el medio CT Insider.

En su camino hacia Canadá y degradado a la categoría de ciclón postropical, se espera que Ida “finalice lentamente la amenaza de inundación” pero hay posibilidad de que genere tornados a su paso por Rhode Island y Massachussetts, de acuerdo con informaciones del Servicio Nacional de Meteorología.