Panshir, el último bastión afgano que resiste la ofensiva talibán

En las últimas horas se intensificaron los enfrentamientos entre los integristas y las fuerzas de la resistencia que comanda el hijo del mítico ‘León de Panshir’

En la provincia de Panshir, el único territorio aún fuera del control de los talibanes, se intensificaron en las últimas horas los enfrentamientos entre los combatientes del movimiento fundamentalista y las fuerzas de la resistencia, que comanda el Ahmad Masud, hijo del mítico ‘León de Panshir’, una leyenda por haber hecho frente a los soviéticos y a los talibanes.

Tras considerar infructuosas las negociaciones para un acuerdo pacífico, los talibanes no parecen dispuestos a permitir el crecimiento de la insurgencia y se disponen a hacerse con el montañoso territorio situado a apenas 125 kilómetros de Kabul.

Según testimonios de los residentes recogidos por la cadena Al Yazira, al menos 400 familias se han visto obligadas a abandonar sus domicilios en las últimas jornadas en el valle. Los dos bandos registran bajas en las últimas horas, según medios locales.

Varias fuentes del Frente Nacional de Resistencia (NRF) de Panshir, formado por guerrillas locales y tropas del Gobierno afgano derrocado que se refugiaron en la región durante su retirada, aseguraron que la mayoría de los ataques de los talibanes fueron rechazados, incapaces por ahora de adentrarse en Panshir, la única de las 34 provincias afganas que aún no ha caído en manos de los islamistas.

Panshir también fue el centro de la resistencia contra el grupo islamista durante el anterior régimen talibán, entre 1996 y 2001, que concluyó con una invasión estadounidense que llegó precisamente esta semana a su fin tras casi dos décadas de guerra.