Huracán, ciclón y tifón: ¿Cuáles son sus diferencias?

Larry es el último protagonista por su amenaza en el Atlántico Norte, justo después del paso del temporal Ida

Fotografía tomada el 29 de agosto de 2021 por la NASA desde la Estación Espacial Internacional, donde se aprecia el ojo del huracán Ida de categoría 5 en Estados Unidos
Fotografía tomada el 29 de agosto de 2021 por la NASA desde la Estación Espacial Internacional, donde se aprecia el ojo del huracán Ida de categoría 5 en Estados Unidos FOTO: NASA NASA / EFE

Calles arrasadas, inundaciones y más de 50 muertos. Ese fue el paso de Ida por la costa este de Estados Unidos, en especial, Nueva York y Nueva Jersey. Ahora, se acerca el huracán Larry al Atlántico Norte (el cual podría tener un efecto en España y en el resto de Europa) y los ciudadanos temen su fuerza y su duración. Pero huracanes, ciclones y tifones tienen definiciones diferentes.

Aunque los tres son el mismo fenómeno meteorológico, hay que comparar ciertos “factores técnicos” que los hacen diferentes. Por ejemplo, el lugar. Cuando estas tormentas surgen en el Atlántico Norte, así como el Caribe y la parte nororiental del Pacífico, recibe el nombre de huracán, nombre que procede del dios caribeño del mal -Hurrican-. Si tienen lugar en el Pacífico noroccidental, estas tormentas reciben el nombre de tifones, y por su parte, si tienen lugar en el Pacífico suroeste, se llaman ciclones tropicales graves.

Otra de sus diferencias están en su fuerza. Para entrar en alguna de estas denominaciones, tienen que alcanzar, al menos, 119 kilómetros por hora. A partir de ahí, si los huracanes alcanzan los 179 km/h, se denomina huracán intenso, mientras que si un tifón registra vientos de 241 km/h, se denomina supertifón.

Sea cual sea su denominación, estas tormentas monstruosos son fenómenos naturales muy intensos con la capacidad de tener graves consecuencias, tanto materiales como personales.