¿Qué está en juego en el juicio por los ataques de París de 2015?

París comienza este miércoles el proceso con 1.800 civiles demandantes de veinte países para juzgar los atentados de Bataclán

Un policía vigila a las puertas del Palacio de Justicia de París, donde se celebra el juicio por los atentados yihadistas de 2015
Un policía vigila a las puertas del Palacio de Justicia de París, donde se celebra el juicio por los atentados yihadistas de 2015 FOTO: Francois Mori AP

Francia comienza este miércoles un mega-proceso judicial jamás visto en el país con 1.800 civiles demandantes de 20 nacionalidades diferentes, más de 300 abogados y 140 medios acreditados para seguir un proceso que juzgará a 20 acusados de la preparación o la ejecución de los atentados del 13 de noviembre de 2015. Aquellos ataques en París perpetrados por nueve terroristas suicidas del grupo Estado Islámico dejaron 130 muertos y cientos de heridos en la sala de conciertos Bataclan y en restaurantes y cafés de la capital francesa.

El único superviviente de la célula extremista está entre las personas que serán juzgadas por el ataque más mortífero en Francia desde la Segunda Guerra Mundial. La misma red yihadista del Estado Islámico atacó Bruselas meses después, matando a otras 32 personas.

Quién se sienta en el banquillo

Veinte hombres están acusados, pero solo 14 serán juzgados. El principal de ellos es Salah Abdeslam, quien abandonó su coche y un chaleco suicida que funcionaba mal y huyó a un escondite en su ciudad natal de Bruselas. Se presume que cinco de los seis terroristas juzgados en rebeldía están muertos; se desconoce el paradero de un hombre. La mayoría de los acusados enfrentan la pena máxima de cadena perpetua si son declarados culpables de complicidad en los ataques. Solo Abdeslam está acusado de asesinato.

Por qué hay un tribunal especial

Este es el juicio más grande de la historia de Francia. Entre los afectados hay casi 1.800 víctimas, incluidos supervivientes que sufrieron daños físicos o psicológicos y familias cuyos seres queridos murieron esa noche. Un total de 330 abogados los representan a ellos y a los acusados. La sala de audiencias donde se desarrollará el juicio se construyó dentro del histórico Palais de Justice, del siglo XIII, donde María Antonieta y Emile Zola se enfrentaron a juicio, entre otros. El Palacio puede albergar a 550 personas, 12 acusados y diez habitaciones desde donde se retransmitirá en vivo los procedimientos.

Cómo será el juicio

Está previsto que el juicio dure nueve meses. El mes de septiembre estará dedicado a presentar las pruebas policiales y forenses. Octubre estará dedicado al testimonio de las víctimas. De noviembre a diciembre testificarán funcionarios, incluido el ex presidente francés François Hollande, y familiares de los atacantes. De enero a marzo de 2022, los imputados serán interrogados siguiendo la cronología de los hechos, desde los preparativos hasta los atentados y sus secuelas. Abdeslam será interrogado varias veces. A principios de abril, los expertos emitirán evaluaciones psicológicas. Los argumentos finales vendrán en mayo, mes en el que se prevé que haya un veredicto.

Cómo es la seguridad durante el juicio

El Palacio de Justicia está en el centro de París. Está previsto que se cierre el tráfico, el estacionamiento e incluso la afluencia de peatones en la mayoría de las calles circundantes y a lo largo de las orillas del río Sena. Habrá distintas entradas para las diferentes partes del proceso, para el que se han habilitado numerosos puntos de control.

Será retransmitido el juicio

Ninguno de los procedimientos será televisado ni retransmitido para el público, pero se grabarán para poder archivarlos. Los vídeos no serán accesibles para el público en general. La grabación de vídeo es ilegal en los tribunales franceses y solo se ha permitido en unos pocos casos considerados de valor histórico. El juicio por ataques será el decimotercer caso que quede grabado. En el pasado, Francia ha grabado juicios de funcionarios y colaboradores nazis, incluidos Klaus Barbie, funcionarios ruandeses involucrados en el genocidio tutsi y figuras vinculadas a la dictadura del general chileno Augusto Pinochet. Los procedimientos judiciales registrados más recientes fueron el año pasado, por los ataques de enero de 2015 contra el periódico Charlie Hebdo en París y un supermercado kosher.