Bruselas pide a la justicia europea multar a Polonia

Varsovia no ha suspendido aún el régimen disciplinario que impone a los jueces

Miembros de la oposición polaca en un acto en las calles de Varsovia
Miembros de la oposición polaca en un acto en las calles de VarsoviaPiotr NowakEFE

La Comisión Europea sube el tono en el pulso que mantiene contra Polonia por la  deriva autoritaria del país. El Ejecutivo comunitario ha pedido este martes al Tribunal de Justicia de la UE que imponga una multa diaria a Varsovia por cada día de incumplimiento, después de que el Ejecutivo de Ley y Justicia no haya acatado las medidas cautelares dictadas por el mismo tribunal el pasado 14 de julio, en las que exigía la suspensión del funcionamiento de la cámara disciplinaria del Tribunal Supremo polaco y otra serie de medidas sobre el régimen  al que están sometidos los jueces.

Bruselas considera que esta cámara disciplinaria no debe decidir sobe el levantamiento de la inmunidad judicial de los magistrados ni tampoco sobre la seguridad social, empleo y jubilación de los jueces del Tribunal Supremo ya que esto supone socavar la independencia judicial respecto al poder político. Por eso, pidió desmantelar este órgano y suspender las decisiones ya adoptadas por esta sala disciplinaria. Además, la alta corte europea también emitió una sentencia el pasado 15 de julio contra la legislación polaca sobre el régimen disciplinario de los jueces. En este segundo caso, Bruselas ha enviado una carta de emplazamiento a las autoridades polacas por no haber cumplido este fallo y si  la respuesta no resulta satisfactoria, el caso volverá al Tribunal de Justicia de la UE.

“Los sistemas judiciales en la UE deben ser independientes y justos. Los derechos de los ciudadanos de la UE deben ser garantizados de la misma forma, independientemente de dónde vivan en la UE”, ha asegurado la presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen en un comunicado.

Tras unas semanas de verano en la que Varsovia y Bruselas parecían haber llegado a una precaria tregua, la guerra se recrudece. Tras las dos sentencias del mes de julio, Varsovia contestó los requerimientos de Bruselas con una misiva enviada el 16 de agosto en la que parecía entonar un relativo  mea culpa y se comprometía a clausurar esta cámara disciplinaria y encontrar otro método  para  mantener su régimen sancionador contra los jueces que no cumplan la ley o abusen de sus posición. Pero en estas semanas, la Comisión Europea se ha leído con detalle la letra pequeña y ha comprobado cómo las promesas del ejecutivo de Ley y Justicia no son lo suficientemente firmes. Además, los hechos hablan por sí solos.

Según asegura la Comisión Europea, la sala disciplinaria sigue funcionando  (el gobierno no ha explicado ni cómo ni cuándo va a desmantelarla) y las autoridades del país han abierto una investigación contra un juez de un tribunal ordinario  por un caso pendiente. También continúan los nombramientos  de los tribunales disciplinarios que examinan los supuestos abusos de los letrados de las cortes ordinarias.

Los expedientes contra Polonia se acumulan desde hace años, sin que Bruselas haya sido capaz de frenar su deriva autoritaria. Pero todo indica que el cerco se está estrechando y que la Comisión Europea quiere golpear dónde parece que más duele: el dinero. Aunque fuentes diplomáticas no quieren establecer paralelismos, Bruselas ha bloqueado  la aprobación del plan de recuperación polaco ( al igual que en el caso de Hungría) para hacer frente a los estragos del coronavirus, Next Generation EU, y si Varsovia acaba afrontando una multa multimillonaria y se niega a pagarla, ésta saldrá de las partidas del presupuesto comunitario que reciben el país.

Además aún está pendiente uno de los temas más delicados: el Tribunal Constitucional de Polonia debe pronunciarse el próximo 22 de septiembre ( tras varios aplazamientos) sobre si su Carta Magna prima sobre el Derecho de la UE, lo que supone poner en cuestión uno de los principales dogmas del funcionamiento del club europeo. En el mes de marzo, fue el primer ministro del país, Mateusz Morawiecki el que pidió al tribunal Constitucional del país que dictaminase sobre este tema después de varios reveses judiciales de la corte con sede en Luxemburgo.

Este pasado lunes, el vicepresidente económico de la Comisión, Valdis Dombrovskis, aseguró que  el ejecutivo comunitario está estudiando la “potencial implicación” de este tema sobe el plan polaco de recuperación. Dombrovskis subrayó que la primacía del Derecho de la UE es “una cuestión muy fundamental” y que Bruselas siempre “ha sido muy clara” ante cualquier cuestionamiento de esta naturaleza. Precisamente, los Veintisiete introdujeron un mecanismo que supedita el  respeto al Estado de Derecho al desembolso de los fondos europeos y cuya legalidad Polonia y Hungría han recurrido ante el Tribunal de Justicia de la UE.