Salah Abdeslam obliga a cancelar el juicio por los atentados de París por segundo día consecutivo

A gritos, aprovechó la vista para expresar sus opiniones y exigir que se invitara a declarar a las víctimas de las guerras de Siria e Irak

Salah Abdeslam es, según los fiscales, el único miembro superviviente de la célula del Estado Islámico que perpetró los atentados en Francia el 13 de noviembre de 2015.
Salah Abdeslam es, según los fiscales, el único miembro superviviente de la célula del Estado Islámico que perpetró los atentados en Francia el 13 de noviembre de 2015.Thibault CamusAP

El principal sospechoso del atentado islamista de 2015 que mató a 130 personas en París interrumpió el jueves el juicio por segundo día consecutivo para hacer declaraciones políticas desde el banquillo de los acusados, lo que llevó al juez a suspender brevemente la vista.

Salah Abdeslam, de 31 años, es, según los fiscales, el único miembro superviviente de la célula del Estado Islámico que perpetró los atentados con armas y bombas contra bares, restaurantes, la sala de conciertos Bataclanc y el estadio Stade de France el 13 de noviembre de 2015.

El presidente del tribunal le concedió el derecho a hablar en un debate sobre qué representantes de las víctimas podrían participar en el juicio. Abdeslam preguntó si también se invitaría a declarar a las víctimas de las guerras de Siria e Irak, y alegó que él y sus compañeros acusados estaban siendo tratados como si ya hubieran sido declarados culpables.

También dijo que algunos de sus coacusados -los sospechosos de ayudarle a volver a Bruselas, de donde es originario, después de los atentados- no estaban implicados en la trama de los atentados de París, y que sólo le habían ayudado por generosidad porque eran sus amigos. El juez Jean-Louis Peries le dijo repetidamente a Abdeslam que se estaba desviando del tema de la audiencia, y finalmente le cortó el micrófono.

“Permítame recordarle que ha tenido cinco años para explicarse y no ha dicho nada”, le dijo Peries a Abdeslam, refiriéndose al tiempo que la policía y los magistrados dedicaron a investigar los atentados y a preparar el juicio.

Abdeslam será bienvenido a hablar más adelante en el proceso, dijo Peries, añadiendo: “Ahora no es el momento, esto es un debate técnico”. Abdeslam siguió hablando después, y el juez ordenó la suspensión de la vista. Se reanudó unos 25 minutos después.

En la jornada inaugural del juicio, el miércoles, Abdeslam dijo al tribunal que era un soldado del Estado Islámico, el grupo militante ultrarradical, y más tarde gritó en la sala que él y sus coacusados estaban siendo tratados como perros.

Algunos representantes de las víctimas y los supervivientes de los atentados de 2015 han dicho que esperaban esos arrebatos y que hacían todo lo posible por ignorarlo. Otros expresaron su consternación por el hecho de que Abdeslam utilizara el juicio como plataforma para expresar sus opiniones. “Es muy duro para las víctimas escuchar ese tipo de declaraciones”, dijo la abogada Catherine Szwarc, que representa a siete víctimas.

Gaetan Honore, de 44 años, que estaba en el teatro Bataclan la noche de los atentados y logró salir ileso, dijo que se preguntaba cómo Abdeslam “puede mantener ese tipo de actitud, con las víctimas (en la sala)”.

El inicio del juicio, “que debía ser técnico, es rico en emociones, y no necesariamente agradables”, dijo. “Esto durará nueve meses. Será todo un reto”.

Está previsto que los testimonios de las víctimas comiencen el 28 de septiembre. El interrogatorio de los acusados comenzará en noviembre, pero no está previsto que declaren sobre la noche de los atentados hasta marzo. El veredicto se espera para finales de mayo de 2022. (Información de Tangi Salaun y Lucien Libert, redacción de Christian Lowe e Ingrid Melander, edición de Mark Heinrich)