Francia acaba con la vida del terrorista más buscado de África, perteneciente al Estado Islámico

Adnan Abu Walid al Saharaui era el jefe del Estado Islámico del Gran Sáhara

Thumbnail

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha anunciado que el cabecilla del grupo terrorista Estado Islámico en el Gran Sahara, Adnan Abu Walid al Saharaui, fue “neutralizado” por fuerzas militares francesas. “Este es otro gran éxito en nuestra lucha contra los grupos terroristas en el Sahel”, escribió el presidente francés en la red social de Twitter.

Macron añadió en su tuit que su país “piensa esta noche en todos sus héroes que murieron por Francia en el Sahel en las operaciones de Serval y Barkhane, en las familias desconsoladas, en todos sus heridos. Su sacrificio no es en vano. Con nuestros socios africanos, europeos y estadounidenses, continuaremos esta lucha”.

Este individuo, de origen saharaui, nació en el El Aioun y perteneció en su día al Frente Polisario. Se le atribuyen, al frente de la banda yihadista, centenares de asesinatos, incluidos soldados norteamericanos y, sobre todo, militares de las tropas francesas de la operación Barkhane.

La ministra de Defensa gala ha felicitado a las tropas francesa de Barkhane por este gran éxito en la lucha contra el odio yihadista y ha lanzado el mensaje de que “la lucha continua”. La afirmación tiene su importancia después de las declaraciones formuladas en su día por Macron en el sentido de que se iban a reducir las tropas galas en la zona.

Florence Parly subrayó que era personalmente responsable de la muerte de entre 2.000 y 3.000 personas desde 2013 en Mali, Níger y Burkina Faso, “la mayoría de confesión musulmana”. Añadió que la operación sigue a una “larga serie de operaciones” que han permitido matar a cuatro de los seis principales líderes del grupo y capturado a los dos restantes. Por ello, la desaparición de Al Saharahui, “una figura histórica de la yihad en el Sahel”, supone que el grupo “difícilmente encontrará a alguien de su envergadura”, por lo que se considera que se ha dado “un golpe decisivo” a la organización. Parly recordó que el fallecido líder terrorista era considerado también el responsable directo de los asesinatos y secuestros de trabajadores humanitarios y periodistas extranjeros en la región.

La operación francesa que decapitó al EIGS tuvo lugar entre el 17 y el 22 de agosto pasado en el bosque de Dangarous, cerca de la localidad maliense de Ménaka. La misión militar francesa Barkhane que combate al yihadismo en el Sahel lanzó una serie de ataques aéreos y terrestres sobre un grupo del EIGS que había sido detectado, detalló el jefe del Estado Mayor de la Defensa, general Thierry Burkhard. Dentro de ese operativo, un dron atacó una motocicleta en la que circulaban dos presuntos miembros del grupo terrorista, uno de los cuales resultó ser Al Saharahui, añadió.

El Gobierno de Mali negociaba en las últimas semanas un acuerdo con una empresa privada de seguridad rusa (Warner) para que 1.000 mercenarios se sumaran a la lucha contra el yihadismo, hecho que había causado un profundo malestar en París e incluso en Alemania, que habían lanzado el mensaje de que, si se consumaba tal acuerdo, la retirada podría ser total, según han informado a LA RAZÓN fuentes de la zona.

La operación en la que se ha dado muerte a Sharoui es un “golpe en la mesa” de Francia, que reafirma su presencia en la zona, sobre todo por la importante información que sobre el yihadismo tienen sus servicios militares y de las Fuerzas de Seguridad, hecho destacado por la citada ministra.

Estados Unidos ofrecía cinco millones de dólares por este terrorista. “Abu Walid proclamó inicialmente la lealtad de su grupo a ISIS en mayo de 2015 e ISIS reconoció su lealtad en octubre de 2016. Con sede principalmente en Malí, a lo largo de la frontera entre Malí y Níger, ISIS-GS ha declarado ser responsable de varios ataques bajo el liderazgo de Abu Walid, incluyendo el ataque el 4 de octubre de 2017 contra una patrulla conjunta estadounidense y nigerina en la región de Tongo Tongo, Níger, cerca de la frontera maliense, el cual resultó en la muerte de cuatro soldados estadounidenses y cuatro soldados nigerinos”, recordaba. “El Departamento de Estado de los Estados Unidos clasificó a Abu Walid como terrorista mundial especialmente clasificado de acuerdo con el decreto ejecutivo 13224 y a ISIS-GS como Organización terrorista extranjera en virtud de la sección 219 de la Ley de inmigración y nacionalidad el 16 de mayo de 2018.”.