Europa

El embrollo que deja Merkel

El sucesor de la tan admirada canciller de Alemania se enfrentará a grandes problemas sin resolver

La canciller Angela Merkel y su ministro de Finanzas, el socialdemócrata Olaf Scholz, en su último Consejo de Ministros antes de las elecciones
La canciller Angela Merkel y su ministro de Finanzas, el socialdemócrata Olaf Scholz, en su último Consejo de Ministros antes de las elecciones FOTO: POOL REUTERS

Solo Otto von Bismarck y Helmut Kohl sirvieron más tiempo como canciller de Alemania que Angela Merkel. Bismarck forjó un imperio e inventó los primeros sistemas públicos de pensiones y de atención médica de Europa. Kohl supervisó la reunificación de Alemania Oriental y Occidental y acordó la sustitución del querido marco alemán por el euro.

Los logros de Merkel son más modestos. En sus 16 años en la Cancillería, ha superado una serie de crisis, desde la económica hasta la pandemia. Sus habilidades como forjadora de consensos le han servido bien a su país y a Europa. Pero su Gobierno ha descuidado demasiado a nivel nacional e internacional. Alemania se ha salido con la suya, por ahora; el país es próspero y estable. Sin embargo, se avecinan problemas. Y mientras Merkel se prepara para dejar el cargo cuando se forme un nuevo Gobierno después de las elecciones de este fin de semana, la admiración por su liderazgo firme debería mezclarse con la frustración por la complacencia que ha generado.

La lista de problemas desatendidos es larga. Alemania parece un coche de lujo ronroneando. Sin embargo, si abre el capó, los signos de negligencia son evidentes. El sector público no ha invertido de manera adecuada o inteligente, quedando atrás de sus pares en la construcción de infraestructura, especialmente la digital. Esto obstaculiza no solo a las nuevas y geniales empresas de tecnología, sino también a todas las demás. También hace que el Gobierno sea menos eficaz, un problema agravado por la falta de contratación de personal suficiente. El pellizco de un centavo está integrado en el Estado. En 2009, bajo la supervisión de Merkel, Alemania cojeó con una enmienda constitucional que hace ilegal tener déficit. Con las tasas de interés tan bajas, los gobiernos sensatos deberían haber estado pidiendo préstamos para invertir, sin desmayarse ante la primera mancha de tinta roja.

El problema interno más grave de Alemania es la falta de reforma de su sistema de pensiones. Los alemanes están envejeciendo rápidamente y los “baby-boomers” impondrán una carga aún más pesada sobre el presupuesto a finales de esta década cuando se jubilen. En cuanto al cambio climático, Alemania también ha sido lenta y aún emite más carbono per cápita que cualquier otro país de la UE, sin la ayuda del cierre de la industria nuclear alemana por parte de Merkel después del desastre de Fukushima en Japón en 2011.

En Europa, donde la influencia alemana es más importante, la renuencia de Merkel a ejercerla ha sido especialmente decepcionante. La UE no se ha enfrentado lo suficiente a la debilidad de sus endeudados miembros del sur. Solo durante la pandemia creó un instrumento financiero que permite a la UE emitir deuda con garantía conjunta y distribuir parte del efectivo como subvenciones, en lugar de más préstamos. Pero esto fue diseñado como algo único. Peor aún, las reglas de “estabilidad” que obligarán a los países a volver a la austeridad para reducir sus reservas de deuda están listas para revivir, a menos que se modifiquen. Alemania, que siempre ha sido la voz más poderosa en la mesa de la UE, debería haber defendido con más ahínco un enfoque más sensato.

En política exterior de la UE, Alemania podría y debería haber hecho más para forzar un ajuste más rápido a un nuevo mundo menos cómodo. China es un rival económico y estratégico cada vez más desafiante, Rusia una amenaza impredecible y Estados Unidos un aliado distraído e incierto. Sin embargo, Alemania ha vacilado. A pesar de los recientes aumentos, gasta muy poco en defensa. Se acerca a Pekín con la esperanza de mejores condiciones comerciales. Le está dando a Vladimir Putin, presidente de Rusia, un estrangulamiento sobre el suministro de energía europeo al respaldar el nuevo gasoducto Nord Stream 2 que, da la casualidad, toca tierra en el propio distrito electoral de Merkel. Ha recaído en otros, principalmente el presidente de Francia, Emmanuel Macron, defender los argumentos para que Europa haga más.

Sin embargo, ¿qué candidato alemán podría hacerlo mejor que Merkel? Las encuestas sugieren que Alemania está preparada para un nuevo Parlamento desordenado, sin un solo partido, o incluso dos, capaz de formar un Gobierno. En cambio, se está planteando una especie de coalición de tres vías ideológicamente incoherente, una que, al combinar los verdes de alto gasto y los liberales favorables a las empresas, puede tener dificultades para ponerse de acuerdo en algo ambicioso.

Este es otro síntoma de la complacencia de Merkel. Los alemanes cómodos y cautelosos parecen no estar interesados en un debate serio sobre el futuro. La gestión de crisis se ha convertido en un sustituto de la iniciativa. Los candidatos no tienen ningún incentivo para destacar los problemas que se avecinan en su país. El resultado ha sido una de las campañas menos sustanciales durante décadas: todo sobre la carrera de caballos y no sobre los problemas.

De los posibles resultados, dos parecen los más probables. Una es una coalición encabezada por el partido de Merkel, los demócrata cristianos y su partido hermano bávaro (CDU/CSU), encabezado por Armin Laschet. La otra es una coalición liderada por Olaf Scholz, de los socialdemócratas (SPD), que es el ministro de Finanzas. En cualquier caso, a la coalición se unirían Los Verdes y los demócratas libres favorables a las empresas. Ambos resultados tendrán serias deficiencias, pero de los dos, The Economist prefiere por poco el segundo: una coalición de “semáforo”, encabezada por Scholz.

Eso es porque la CDU/CSU, francamente, lo ha estropeado. Dieciséis años en el poder han sido suficientes. El partido se ha quedado sin ideas y sin impulso, como deja en claro su decisión de elegir a Laschet, propenso a errores y poco inspirador, como canciller. Un peso ligero afable, ha llevado a cabo una campaña deprimente y se prevé que lleve a su equipo a su peor resultado desde la Segunda Guerra Mundial. Las encuestas dicen que Scholz es preferido por el doble de votantes.

El tirón de la izquierda

Sin embargo, ¿tienen razón? Hay razones para esperarlo, pero también muchas razones para temer. Scholz ha sido un ministro de Finanzas eficaz. El pueblo alemán confía en él. Está en una mejor posición de lo que estaría un canciller de la CDU para trabajar con Los Verdes sobre el cambio climático. El problema es que, aunque pertenece al ala empresarial de su partido, el SPD está lleno de izquierdistas. Es posible que intenten arrastrarlo más en su dirección de lo que los Demócratas Libres pueden llevar y la empresa puede soportar cómodamente.

El mundo debería esperar que las conversaciones de la coalición duren meses, atacando la política europea mientras se prolongan. Y al final de todo, Alemania puede terminar con un Gobierno que no logra hacer mucho. Ese es el lío que ha dejado Merkel.